Las Provincias

Cuestión de galones

Dubljevic se cuelga del aro del Tecnyconta Zaragoza ante la impotencia de Fotu. :: acbphoto
Dubljevic se cuelga del aro del Tecnyconta Zaragoza ante la impotencia de Fotu. :: acbphoto
  • Dubljevic y Rafa Martínez lideran la victoria en el debut de la Liga Endesa

  • La profundidad de banquillo taronja desatasca un partido complicado en Zaragoza y sirve para afrontar una semana muy exigente

La metáfora de 'arremangarse' es complicada en un deporte que se juega con camiseta de tirantes... pero es fácilmente comprensible su significado. Eso es lo que hicieron ayer en Zaragoza dos jugadores como Bojan Dubljevic y Rafa Martínez. Es cierto que el triunfo del Valencia Basket en el Príncipe Felipe en el estreno de la Liga Endesa fue una cuestión coral, pero en los momentos más delicados siempre aparecieron estos dos puntales para poner a salvo cualquier intento de insurrección del Tecnyconta Zaragoza. Para el capitán, con 17 puntos y 4 de 6 en triples, fue la mejor forma de celebrar otro partido histórico dentro de la entidad. Desde ayer, con 298 partidos, ya es el segundo jugador que más veces se ha vestido la camiseta taronja en la ACB, adelantando a Rodilla que se queda en el puesto de bronce con 297. El capitán tendrá que renovar varias temporadas más si quiere aspirar a superar los 465 de Víctor Luengo. Palabras mayores.

El Valencia Basket se llevó la victoria de Zaragoza por presentar una estructura de juego muy por encima de su rival. Las rotaciones en el conjunto valenciano se diseñan con escuadra y cartabón en un róster que suele utilizar a diez piezas por partido. Es por ello que el testimonial debut de Bryant ayer no fue un problema. Oriola hizo su papel, saltando en el quinteto titular y dejando el camino abonado para que Dubljevic rompiera a la segunda unidad maña. Lo de Dubi partiendo desde el banco es un 'Caballo de Troya' en toda regla. La primera victoria es más importante de lo que parece. No por comenzar a hablar de historias de récords que muy probablemente jamás vuelvan a suceder sino porque esta semana, en pleno proceso de ensamblaje, los taronja reciben el jueves al Real Madrid y el domingo visitan a un Gran Canaria que llegará escocido tras perder ayer en derbi en Las Palmas frente al Iberostar Tenerife.

Sato no disputó ningún segundo del partido. El alero conoce su rol, no hay problema es este caso. Cuando se active a Joan Sastre en la ACB el africano tiene todas las papeletas para quedarse fuera de la lista. Con la Eurocup a la vuelta de la esquina, y teniendo en cuenta que en esa competición sí que estarán inscritos los trece jugadores profesionales de la plantilla, llegará la oportunidad para el veterano jugador.

La primera parte se movió en un parámetro claro, cuando estuvo Bojan Dubljevic en pista y cuando no. La entrada del montenegrino, con 7-6 en el marcador, fue el revulsivo que necesitaba el comienzo algo espeso de los taronja. Su repertorio en ataque sigue siendo el mismo, variado y mortal, y ha llegado del Preeuropeo en un estado físico envidiable. Cuando junta esos dos parámetros es un jugador diferencial en el baloncesto FIBA... y un lujo para un Valencia Basket sin Euroliga seguir teniéndolo en sus filas. Ocho puntos consecutivos de Dubljevic fueron la llave para que los visitantes se marcharan con una buena renta al final del primer cuarto (18-24).

La inercia positiva llegó hasta la máxima renta, 18-28 tras canasta de Sikma, pero el despertar de Holt fue el primer aviso. El segundo llegó con la entrada de Bryant y el dinamismo en el ataque del Tecnyconta. Casadevall ordenó comenzar a crear por dentro para buscarle las cosquillas al californiano. En los dos minutos y medio que estuvo el ex del Bayern en pista el parcial fue de 10-2 para los maños (35-35). Una losa. Dubljevic volvió a pista, pero el partido por entonces ya había enloquecido. El Zaragoza estiró su parcial a un 23-10 con otra canasta de Holt (41-38). Dubljevic apagó de nuevo el incendio y Diot tuvo en sus manos que su equipo se marchara por delante al descanso... pero su 'bombita' se estrelló contra el aro (43-42).

Aunque Fotu hurgó en la herida en la primera jugada del segundo cuarto y la alarma se activó con la tercera falta de Oriola, Rafa Martínez se puso el disfraz de bombero para sacarse de la chistera un triple más adicional que puso por delante a los taronja (45-48). Restaban casi diecisiete minutos de partido y el Valencia Basket ya no volvió a dejar las riendas del choque. Dubljevic, 'permítame que insista', firmó pocos segundos después la jugada del partido. El montenegrino robó un balón, inició la contra subiendo él la pelota, se apoyó en Rafa Martínez para acabar anotando una bandeja (45-52). El Zaragoza anotó tan sólo nueve puntos en el tercer cuarto. Esa solidez defensiva fue clave para apuntalar la primera victoria. En el debut en casa, eso sí, deberán subir el nivel para optar al triunfo.