Las Provincias

El primer triunfo llegó con una canasta milagrosa

El primer triunfo llegó con una canasta milagrosa

  • El Valencia Basket disputa en Zaragoza su partido 1.481 en competición oficial, una historia que comenzó con un 71-73

  • Lluch anotó una bandeja en el último segundo que dio la victoria en León

valencia. El Valencia Basket disputa hoy en Zaragoza su partido 1.481 en competición oficial. Una historia que ha cumplido esta semana treinta años desde su inicio. El 27 de septiembre de 1986 el Valencia Basket Hoja del Lunes, ya con la publicidad de Pamesa en el pecho, disputó su primer partido en León. Una cancha complicada porque aquel Elosúa también tenía puestas muchas esperanzas en la Primera B. El conjunto castellano disponía de una pareja de extranjeros de postín, con Hollis y el canadiense Kazanowski, que disputó el Mundial de España 86 con Canadá. El encuentro fue de infarto, con unos aros duros que impidieron cualquier atisbo de baloncesto espectáculo. Hasta que llegó el momento decisivo.

«Recuerdo que le robamos el balón a Hollis y me dieron un pase adelantado. Iba a anotar de bandeja por la derecha en el último segundo pero un jugador del León, cuando el balón ya había tocado tablero, la sacó de encima del aro». El relato es de José Lluch, que rememora aquella decisiva jugada para LAS PROVINCIAS. El tapón, evidentemente, fue ilegal con lo que subió el 71-73 con el marcador ya a cero. «Nos despidieron con algún 'regalito', tanto a nosotros como a los árbitros», recuerda con una amplia sonrisa. Aquella victoria se celebró por todo lo alto en el vestuario visitante, puesto que supuso el símbolo de un equipo que pocos meses antes no sabía si iba a poder saltar a competir.

El Valencia CF decidió prescindir de la sección de baloncesto tras el descenso de categoría, curiosamente en el momento que los del basket ascendieron de Segunda a Primera B, tras peregrinar desde el pabellón de San Fernando a la Fonteta. El interés de directivos como Pedro Cortés o Vicente Solá fue clave para la entrada de los hermanos Roig y de Paco Raga en la nueva directiva, que contó con la ayuda de la Asociación de la Prensa, que puso el primer nombre histórico de La Hoja del Lunes.

Lluch reconoce que ninguno de aquellos pioneros podía imaginar en lo que se iba a convertir aquella semilla: «Participar en el acto del treinta aniversario en la Fonteta fue muy especial para los jugadores de aquella generación porque nadie podía pensar en el desarrollo del actual Valencia Basket como uno de los referentes del basket español». Aquel equipo comenzó la pretemporada en la Fonteta, disputando algún partido de preparación frente al Taugrés o el Cacaolat, aunque finalmente se decidió disputar los partidos como local en La Canaleta de Mislata.

El escolta rememora que aquel baloncesto valenciano era más amateur que profesional. «Después de salir de Valencia porque no podía compaginar la dedicación de los viajes con el trabajo, ya que duraban todo el fin de semana y volvíamos el lunes de madrugada, jugué tres temporadas en Gandia y en Ontinyent», añora. De aquella semilla, casi un millar y medio de partidos después, brotó el actual Valencia Basket.