Las Provincias

Tomasevic: «Lo que más me gusta del Valencia Basket es que respeta su historia»

Dejan Tomasevic saluda a los niños y niñas de la cantera del Valencia Basket el pasado domingo en la Fonteta. :: miguel ángel polo
Dejan Tomasevic saluda a los niños y niñas de la cantera del Valencia Basket el pasado domingo en la Fonteta. :: miguel ángel polo
  • Dejan Tomasevic, exjugador del Pamesa, fue uno de los deportistas que más se emocionó el domingo en la Fonteta y pone el listón alto: «Se merecen ganar una ACB o una Euroliga»

Si algo dejó claro Dejan Tomasevic (Belgrado, 1973) durante su etapa en el Pamesa Valencia es que estábamos ante algo más que un jugador de baloncesto. Su fuerte personalidad le llevó a labrarse una vida relacionada con el basket desde el puesto directivo. En la actualidad es uno de lo máximos exponentes de la federación serbia.

-Han sido dos días muy intensos en Valencia.

-Quiero agradecer al club por haber organizado el reencuentro de los exjugadores. Ha sido como un sueño volver a hablar con mis amigos y saludar a los aficionados. En Valencia pasé tres años muy bonitos. Cuando vuelva a casa hablaré con mi mujer y mis hijos y recordaremos todo lo que vivimos aquí, que fue impresionante.

-¿Qué ha notado diferente en el club desde su época?

-Estoy contento de que el club sigue dando pasos adelante. Eso se nota nada más entrar en la Fonteta, que está más bonita que en mi época. Lo que más me gusta del Valencia Basket es que respeta su historia y eso es muy importante. Si no respetas la historia no vas a tener futuro. Espero alguna vez podamos hablar de que el Valencia Basket ha ganado la Euroliga. Ese es mi deseo. Cuando celebremos el 50 aniversario la pista estará llena de estrellas.

-Le veo igual de ambicioso que cuando era jugador. Ganar la Euroliga son palabras mayores.

-Me contaron el proyecto de las nuevas pistas para los jugadores de cantera y eso es muy importante. Va a ser el único club en Europa que va a contar con una Ciudad Deportiva de esas dimensiones y creo el Valencia Basket se merece ganar una ACB o una Euroliga.

-¿Piensa que se ha valorado poco aquella final ACB de 2003?. Creo que aquel Barça y aquel Pamesa son equipos legendarios.

-Estoy de acuerdo. Aquella final fue mítica por el nivel de jugadores que había en los dos equipos. Nosotros llegamos con muchos problemas. Recuerdo que llegué lesionado y con muchas inyecciones para poder jugar. Oberto también.

-¿Añora todo aquello?

-Cuando te haces más mayor recuerdas mucho más las cosas y te digo de verdad que me falta poco ahora para llorar otra vez (se toma unos segundos). La amistad que tengo por ejemplo con Oberto es para toda la vida. Gracias por dejarme formar parte de esta historia. Mi hija nació en Valencia y esas son cosas que nunca se olvidan. Tuve la oportunidad de andar solo por las calles de la ciudad y recordar en mi mente todos aquellos momentos.

-Fue uno de los que más se emocionó sobre el parquet en el homenaje a las leyendas cuando se emitió el vídeo del 30 aniversario.

-Sí, reconozco que me puse a llorar y me di cuenta que mucha gente también lloraba en la grada. Eso significa que hay un sentimiento. La diferencia entre el Valencia Basket y otros clubes, he tenido la suerte de jugar en otros grandes, es que aquí se nota un amor entre la gente que lo lleva, con Juan Roig el primero, y la afición. Lo primero que comenté con mi familia en casa cuando nos instalamos en Valencia es que nos aceptaron como uno más. Eso es muy importante para los jugadores que venimos de fuera. Todavía me siento como parte del club.

-¿Cómo le va su trabajo en los despachos?

-Soy secretario general de la Federación Serbia desde hace casi seis años y venimos de ganar dos medallas olímpicas. Estamos en una buena época.

-¿Qué solución tiene la guerra interna del baloncesto europeo?

-Tenemos muchos problemas entre FIBA y Euroliga y esto es muy grave. Pero hay otro que es más grave, cada día tenemos jugadores que se van más pronto a la NBA e incluso a la Liga de Desarrollo y tenemos que hacer algo. España y Serbia tienen que tener un papel muy importante en todo lo que se necesita cambiar en el baloncesto europeo.

-¿Hay que recuperar los valores?

-Esto es lo que debe aceptar la gente que lleva la FIBA y la Euroliga. El trabajo tiene que ir enfocado para crear un buen ambiente para los jugadores. Ahora mismo no es así, cada uno piensa en sí mismo y no en el baloncesto. Este deporte necesita a más exjugadores que lleven sus federaciones, como Garbajosa que creo va a hacer buenas cosas.