Las Provincias

Diot y Oriola guían a los taronja a una plácida victoria

  • Estudiantes aprieta en el último cuarto tras ir por detrás durante todo el partido pero un parcial de 12-0 sentencia el triunfo

El Valencia Basket no quería que la fiesta de presentación finalizara con una derrota y es por ello que supo reaccionar a tiempo en el mejor momento de Estudiantes, cuando con un parcial de 2-14 convirtió un plácido 65-49 en un inquietante 67-63 a falta de cuatro minutos para el final del partido. Un tiempo muerto de Pedro Martínez acabó con la relajación en la que se había instalado su equipo y con un parcial de 12-0 en un suspiro (79-63) finiquitó el triunfo. La hemeroteca taronja revela que el llevar al último partido antes de comienzo de la competición oficial con algunos ajustes por reglar no tiene que convertirse, de forma forzosa, en un problema. Si algo bueno tiene esta temporada de inicio los taronja es la rotación larga, con lo que la puesta a punto de la totalidad de la plantilla se puede realizar por fases.

La lupa más evidente, más que nada porque la propia entidad así lo ha manifestado de forma pública en boca del máximo responsable en la dirección general y en la deportiva, sigue estando sobre Bryant. El americano no acaba de despegar, tras mejorar su figura, y las hojas del calendario dictarán sentencia. Más que sus números son sus pocos minutos en pista lo que está poniendo en alerta a más de uno dentro del club. Su pareja al cinco, Dubljevic, demostró que llega con las dos caras de la moneda, el nivel competitivo alto tras disputar con Montenegro el Preeuropeo con la coordinación que le falta con el resto de compañeros en la pintura, donde tan sólo repite Sikma de la pasada campaña. No obstante, al pívot se le caen los puntos de las manos y eso va a ser muy positivo en el primer mes de competición.

La dirección de Diot fue otra de las notas positivas del partido. El francés se mostró más regular que Vives ante Estudiantes, en un envite en el que saltó de titular y en la última rotación que propició el parcial final. La entrada de Van Rossom en el equipo, tal y como confirmó el propio entrenador en sala de prensa, va ser otro de los puntos interesantes en el primer tramo de curso. El belga está totalmente recuperado de la rodilla pero necesita minutos en pista y rodaje. Calibrar esa necesidad con la del equipo, que el domingo en Zaragoza ya necesita un nivel alto de competición para tratar de comenzar la Liga Endesa con una victoria, va a necesitar de un pulso fino por parte del cuerpo técnico. No hay que olvidar que el viernes el club deberá de comunicar a la ACB el descarte para comenzar la competición.

La irrupción de Oriola, otro soplo de aire fresco mientras Bryant afina la forma, fue brillante durante el primer tiempo. Su movilidad permitió al Valencia Basket poner las primeras distancias importantes (20-10). La Fonteta se puso en pie para recibir a Van Rossom a tres minutos para el descanso. Diez meses después de caer en ese parquet ponía su contador a cero. El domingo llegará la primera prueba del algodón del nuevo proyecto.