Las Provincias

Retoman un partido suspendido hace 20 años

Los dos equipos posan juntos tras el partido. :: LP
Los dos equipos posan juntos tras el partido. :: LP
  • Los dos clubes, pioneros en la Comunitat en dar el poder a los socios, disputan un encuentro que no se pudo jugar en 1996 por las deudas

  • Aspense y Orihuela crean el fútbol popular valenciano

Los máximos accionistas multimillonarios, los fichajes mediáticos y el marketing son los que dominan hoy en día el fútbol. Pero una nueva corriente ha nacido para rebelarse desde la humildad contra todo eso y recuperar la verdadera esencia del deporte. En Aspe y Orihuela han decidido poner en marcha dos proyectos basados en la cultura del fútbol popular, donde los dueños vuelven a ser los aficionados.

Ayer ambos equipos, la Unión Deportiva Aspense y el Orihuela Deportiva, de Segunda Regional, se unieron sobre el césped de Las Fuentes para llevar esta filosofía popular al terreno de juego. El partido amistoso sirvió como presentación de la iniciativa creada en Aspe, pero a su vez el enfrentamiento guarda una curiosa historia. El 5 de mayo de 1996 los dos equipos tenían que jugar un encuentro de liga de Preferente, pero los jugadores del Orihuela, que sufrían impagos, no se presentaron y el club desapareció. Y dos años después el Aspense siguió un camino parecido. Ambos fruto de malas gestiones, que dejaron huérfanas a las dos aficiones.

Por eso el duelo de ayer sólo podía tener como protagonistas a ambos equipos, resurgidos de sus cenizas 20 años después y con una forma de entender el deporte que vuelve a priorizar la base, los seguidores, sobre el dinero. «El club es de los socios, cada persona sólo puede tener una acción y las decisiones se toman en asambleas», explica Iván Díaz, secretario del Aspense, que ha puesto a la venta dichas acciones a 100 euros, y ya tienen cerca de 40 propietarios, aunque confían en aumentar este número cuando avance la temporada, que comenzará el próximo día 18 en el grupo 15 de la categoría más baja del fútbol.

Se trata de dos modelos pioneros en la Comunitat, que defienden la filosofía de un accionariado popular que tome en común las decisiones y surge como protesta a lo que consideran fútbol negocio. Los proyectos de ambos clubes nacen prácticamente a la vez, aunque el primer paso lo dio Daniel Pujalte, presidente del equipo de Aspe, tras ver las iniciativas populares en Manchester, donde miles de socios se marcharon de Old Trafford al comprar el club una empresa americana y crearon el suyo propio, siguiendo la línea del Wimbledon. Y en España, toman como referente al Ciudad de Murcia, que se refundó después de que Quique Pina vendiera la plaza al Granada 74. Así, el 25 de febrero convocaron una asamblea para anunciar la creación del UD Aspense, que al igual que el Orihuela ya son una realidad y en breve comenzarán a competir.

Aunque para ello tuvieron que hacerse cargo de la deuda que había contraído su predecesor por gastos federativos. «Sólo eran unos 600 euros, así que la asumimos y el nuevo club nace sin deudas», indica Díaz. Y aspiran a liderar en poco tiempo la pasión por el fútbol en Aspe. «Nuestro pueblo tiene dos equipos ya, pero hay polémica entre ellos por las directivas, y nacemos como aire fresco que puede en un futuro fusionar en un club y atendiendo a la falta de ocio en el pueblo. Además también ponemos en marcha una asociación paralela, para hacer actividades lúdicas», asegura el secretario. Para esta primera temporada el club nace con un presupuesto de 8.000 euros, que lo tienen ya casi cubierto sólo con los patrocinadores que han logrado. Y sumado a la compra de acciones de los socios, están a punto de cubrir ya esta cifra antes de comenzar la campaña.