Las Provincias

El Valencia Basket le traslada a Pedro Martínez la oferta de renovación

Pedro Martínez y Paco Raga, el viernes en la cena de final de temporada de la plantilla. :: j. bermejo
Pedro Martínez y Paco Raga, el viernes en la cena de final de temporada de la plantilla. :: j. bermejo
  • La negociación se efectuará por contacto telefónico y en el club siguen teniendo la seguridad de que acabará con la firma del técnico

El Valencia Basket inició ayer la negociación oficial para renovar a Pedro Martínez como entrenador del equipo para la próxima temporada, aunque la oficiosa lleva muchas semanas activada de la mano de la dirección deportiva del club. Ambas partes se dieron unos días de descanso tras el cierre de la temporada, tras la eliminación con la cabeza bien alta frente al Real Madrid el pasado jueves en la Fonteta (80-82). El viernes, la plantilla celebró la tradicional cena de final de curso, donde Paco Raga le trasladó al técnico que el martes recibiría una comunicación del club. Con precisión suiza, la entidad valenciana es muy metódica en este tipo de cuestiones, el propio director general llamó ayer por teléfono a Pedro Martínez para trasladarle la decisión del club, avalada por Juan Roig, de negociar su ampliación de contrato al menos para la campaña 16-17.

El Valencia Basket no quiere trasladar el mensaje de que ahora la pelota está en el tejado del técnico puesto que, tal y como ha ido informando este periódico, son conocedores desde hace mucho tiempo que convencer al catalán va a tener mucho de pedagogía y poco de 'lo tomas o lo dejas'. En la mesa de negociación el peso no lo va a tener ni el salario a percibir ni la duración del contrato. Las dos partes coinciden en que no hay ninguna diferencia entre poner una opción de alargar un año extra e ir negociando temporada tras temporada, puesto que para activar esa opción también hay que sentarse en una mesa. Eso sí, ninguna de las fuentes conocedoras de la negociación quiso negar ayer a preguntas de esta redacción que no sea una de las variables a introducir en el nuevo contrato.

Pedro Martínez fue muy sincero en su última rueda de prensa. Hasta él mismo soltó aquello de «igual estoy diciendo más de lo que debería» cuando anunció que lo que necesita es saber que, de verdad, el club está «totalmente convencido» de querer contar con sus servicios. El técnico quiere un proyecto continuista pero no a cualquier precio. A Martínez hay procedimientos internos que no le han gustado en la campaña que acaba de terminar, aunque esas heridas personales es cierto que las ha ido limando en el tercio final de la temporada. Hablando se entiende la gente.

La entidad de la Fonteta sigue confiando en dos variables con respecto a la negociación que comenzó ayer de forma oficial, que terminará con un nuevo contrato firmado y que se producirá antes de que acabe la semana. El precedente, para los amantes de la cabalística, es curioso. En 2015 la negociación oficial con el catalán, que fue escrupuloso a la hora de no sentarse con el Valencia Basket hasta no llegar a un acuerdo con el Manresa para abrir su contrato, también comenzó un martes y terminó ese domingo. El 21 de junio se anunció el acuerdo por una temporada entre ambas partes. «Ojalá tengamos el mismo recorrido ahora», se escuchó ayer por la tarde en las oficinas de la Fonteta tras comenzar las conversaciones.

La negociación se va a desarrollar por teléfono, un gesto simbólico pero que también denota ese cuidado de las formas de quien quiere convencer a la otra parte para que firme una renovación. Puede parecer una tontería, pero obligar a que hubiera sido presencial hubiese cortado el pequeño paréntesis vacacional del entrenador con su familia esta semana en Barcelona. En la misma, evidentemente, también va a intervenir su agente Paco López, representante de la misma agencia donde también trabaja el que fuera exjugador taronja César Alonso. Cualquier ayuda es poca.

Aunque el convencimiento de Chechu Mulero es total a la hora de apostar por un 'sí quiero' de Pedro Martínez, evidentemente no se quiere confirmar nada hasta que esté firmado el contrato. No sería la primera vez que ocurre una sorpresa de última hora, como ocurrió ayer a nivel público con el adiós de Perasovic en el Baskonia para comenzar una segunda etapa en el Anadolu Efes. En el deporte profesional no todo es dinero, el croata firmará un contrato que superará por poco el medio millón por temporada, sino sensaciones. En ese escenario sí que tiene la última decisión Pedro Martínez, puesto que lo que sí que tiene claro el Valencia Basket es que los aspectos que tiene limar con el catalán tienen más que ver con la confianza que con los artículos o cláusulas del nuevo contrato.