La ecuación de los aleros

El Valencia Basket sigue de cerca a Hernangómez, Abalde y Yusta como opciones para reforzar el puesto de tres para la campaña que viene

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

El Valencia Basket se sentará el martes con Pedro Martínez para ofrecerle la renovación, puesto que atar el nombre del entrenador es la primera prioridad antes de planificar la plantilla. Si el catalán no acepta la propuesta se le comenzará a complicar el verano al director deportivo, puesto que la búsqueda de un técnico a mediados de junio no estaba en ninguno de los planes. Mulero sigue trabajando con la seguridad de que Martínez acabará renovando, y una vez que eso suceda la primera decisión a tomar apunta al juego exterior, donde se tiene que resolver la ecuación de los aleros.

Con Vives, Van Rossom, Diot y San Emeterio con contrato, y con Rafa Martínez que recibirá una oferta de renovación, queda por decidir el futuro de Lucic y Sato. Es obvio que si el club quiere hacer algún refuerzo por fuera al menos uno de los dos no renovará. A día de hoy todas las opciones están abiertas, incluida la de que no siga ni uno ni otro. En la operación salida, como ocurre cada temporada en la Fonteta, también influirá las opciones del mercado. Uno de los modelos en los que ha trabajado la dirección deportiva en las últimas semanas maneja la opción de fichar un jugador que cuente como cupo en el puesto de tres, donde los perfiles de Alberto Abalde, Juancho Hernangómez y Santiago Yusta están subrayados en rojo en la carpeta de Mulero.

El club comunicó el viernes a Lucic y Sato que su situación contractual se decidirá cuando se sepa el nombre del entrenador. Los dos jugadores son conscientes de que lo tienen complicado pero les une el deseo de quedarse. Así lo expresaron a LAS PROVINCIAS. La lágrimas del serbio el jueves sobre el parquet de la Fonteta al acabar la serie frente el Real Madrid desvelaron la sensación que tiene de terminar una temporada en la que no ha contado con una confianza regular por parte del técnico. «No quiero hablar mucho de minutos pero seguro que esperaba tener más influencia, después de una temporada en la que acabé muy bien en el playoff. Esperaba tener un rol más importante por ese trabajo pero entiendo que hay dos jugadores muy buenos en mi posición y el entrenador es el que decide», reconoce antes de apuntar que quiere seguir formando parte del proyecto taronja: «Lo que tengo claro es que me encanta todo del Valencia Basket, del club, de la gente y de la ciudad. Lo tengo claro, mi deseo es quedarme pero no depende sólo de Lucic».

El jugador tiene la espina de, por unos motivos u otros, no haber sido capaz de demostrar el nivel con el que llegó del Partizán: «Se que aún tengo mucho baloncesto que mostrar. Creo que no he tenido mucha suerte con las lesiones aquí en Valencia. Me lesioné antes de venir y luego he tenido algunos problemas más. Todo influye y lo único que puedo hacer es seguir trabajando al máximo». El nivel que ha dado en el último tramo de la temporada, con las lesión de Sikma y la última de Shurna, es su mejor aval. Una duda más que razonable para el club y también para el propio Pedro Martínez, que ha ponderado la reacción del jugador en el playoff tan y como le transmitió en la reunión que mantuvo con él el viernes por la tarde en el despacho del técnico en la Fonteta.

La situación de Sato es distinta, aunque como en el caso de Lucic también termina el contrato que firmó en 2013. A sus 35 años, las posibilidades con él son más variadas si el club decide presentarle una oferta de renovación. «Ahora mismo no sé decir lo que va a pasar. Me encantaría quedarme, si tengo la opción de poder quedarme me quedaré en Valencia», reflexiona. Su deseo de continuar está basado en el crecimiento del equipo: «Me encantaría extender mi carrera aquí, he estado tres años y han sido maravillosos. Tengo la sensación de que hemos crecido, hemos llegado los tres años a las semifinales. Jugando cinco partidos contra el FC Barcelona, luego cuatro contra el Real Madrid. Hemos estado en la pelea. Podemos dar ese paso adelante porque ya hemos demostrado que podemos competir contra estos equipos, tenemos nivel para habernos metido en alguna final. Esta temporada hemos estado primeros mucho tiempo y tengo la sensación de que tenemos un gran equipo». Sato deja la puerta abierta al abanico de opciones que el club pueda ponerle encima de la mesa. «Quiero ganar y voy a dar todo lo que tenga para ayudar a mi equipo a ganar. Formar parte de este equipo es algo increíble, la plantilla, el cuerpo técnico, todos juntos hemos conseguido ir creciendo día a día», sentencia. La ecuación exterior será una de las primeras que deberá despejar Chechu Mulero y el director deportivo no contempla otra situación que no sea consensuar la decisión con Pedro Martínez.

Fotos

Vídeos