Las Provincias

análisis

Wawrinka, el hombre que rechaza ser grande

Stan Warrinka besa el trofeo del US Open.
Stan Warrinka besa el trofeo del US Open. / EFE
  • El treintañero suizo conquista su tercer grande para confirmarse como alternativa a los cuatro ganadores habituales en contra de su opinión

No termina de creerse Stan Warrinka su propio apodo: 'Stan, The Man' (Stan, el hombre). «Nunca había soñado ganar un Grand Slam ¡y ya tengo tres! ¡Todo un sueño hecho realidad!», señaló el peculiar suizo después de ganar la final del Abierto de Estados Unidos este domingo. No se siente el hombre elegido para desafiar a los cuatro grandes tenistas (Roger Federer, Novak Djkovic, Rafael Nadal y Andy Murray) en los cuatro grandes torneos, aunque en contra de su opinión ha sido el único capaz de interrumpir la tiranía de los mejores. De los últimos 47 'majors', 42 han sido para el cuarteto y el suizo fue el único que se escabulló con un Abierto de Australia, un Roland Garros y su triunfo reciente en Flushing Meadows.

Tres Grand Slam después, los triunfos de Wawrinka se mantienen como sorprendentes a pesar de los números. Primero venció a Nadal en Australia en 2013 en un duelo en que al suizo le temblaron las piernas incluso cuando la espalda del español desniveló el encuentro a su favor 6-3, 6-2, 3-6 y 6-3. Lloró el de Lausana ante su entrenador Magnus Norman, pero aquella inesperada victoria a los 28 años disparó su carrera. En 2015 en Roland Garros ganó 4-6, 6-4, 6-3 y 6-4 a Djokovic cuando era en noveno del ranking. El año anterior había perdido en la primera ronda, algo que refuerza la imagen de su irregular trayectoria. Este domingo otra vez venció al serbio 6-7 (1), 6-4, 7-5, 6-3 y de inmediato su rival le ascendió al trono de aspirante: «Se merece estar en la lista del 'Big Five' (los cinco grandes). No hay duda de que Stan ha ganado tres Grand Slams. Y tres diferentes».

Sin embargo, el singular Wawrinka no quiere que los focos se centren en él y descarta que sus ambiciones sean discutir con los grandes. «Estoy muy lejos. Basta con mirar los torneos que han ganado, cuantos años han estado allí. Si uno mira, sí, tengo tres Grand Slams. Pero, ¿cuántos Masters 1000 tiene Murray?», recordó en Australia. De hecho, a pesar de contar con un buen saque, un revés cortado notable y un buen juego de red no quiere ni oír hablar de completar el círculo con la hierba británica. «Lo bonito es decir que tengo tres de cuatro. ¿De verdad es necesario mencionar Wimbledon? ¡No!», reclamó en Australia después de ganar un torneo por el que renunció a los Juegos Olímpicos.

Las dudas sobre las posibilidades del suizo se mantienen más en su mente que en sus características, a pesar de los comentarios sobre su físico (mide 183 centímetros y sus habituales 81 kilogramos contrastan ante sus longuilíneos rivales). Ganador de la primera Copa Davis con Suiza como protagonista ha alcanzado su mejor ranking (tecero) a los 31 años y suele motivarse mejor contra las grandes raquetas. «Cuando Wawrinka está entonado, imagino que debe ser casi imposible jugar contra él dada la potencia y la velocidad que imprime y que puede generar desde el fondo de la pista y con el servicio», señaló el extenista Tim Henman en The Independent. «El máximo nivel de tenis sobre tierra lo tiene Wawrinka. El reto para él es su consistencia», secundó el exjugador Guillermo Coria. 'Stan, The Man' escucha esas observaciones y las hace desvanecer cuando revela su filosofía: «Yo gano unos cuatro torneos al año y estoy contento con eso».