Abierto de Australia

Nadal: «Si voy pasando, cada día voy a estar mejor»

Rafa Nadal golpea la bola. /Efe
Rafa Nadal golpea la bola. / Efe

El balear, con la clasificación a segunda ronda conseguida, se muestra satisfecho con el triple 6-1 infligido a Víctor Estrella Burgos

MANUEL SÁNCHEZ

En su primer partido oficial sin su tío Toni Nadal al lado, Rafael Nadal no dudó en acordarse del que fuera su entrenador durante, prácticamente, toda la vida, instantes después de vencer al dominicano Víctor Estrella Burgos (6-1, 6-1 y 6-1) y sellar su clasificación para la segunda ronda del Abierto de Australia.

"Es la persona más importante de mi carrera. Antes del partido, hablé con él. Estaba en una de las pistas de nuestra academia (en Manacor), en la que está trabajando, pero, aun así, espero que haya visto el partido", expresó el campeón de dieciséis grandes.

Respecto a su victoria más aplastante en las canchas de Melbourne, cediendo solo tres juegos, el balear incidió en la importancia de pasar rondas, ya que es la primera vez en su carrera que llega al primer "Grand Slam" de la temporada sin haber disputado un torneo previo.

Más información

"Hice lo que tenía que hacer, pasar. Lo importante es ir pasando, porque sé que si voy pasando voy a estar cada vez mejor. Necesito partidos de competición. Cada encuentro que avanza es más tiempo en pista que es algo que me va a ayudar a recuperar los automatismos", explicó.

Nadal llegó a Melbourne con solo dos partidos de exhibición en las piernas y tras haber renunciado al torneo de Abu Dabi y al de Brisbane, pese a ello, el sorteo fue benévolo con el español, enfrentándole a un tenista fuerte en el juego de fondo y con revés a una mano como Víctor Estrella Burgos.

"Su juego no me va mal. Me gusta cuando me cortan con el revés porque es una bola que, más o menos, me gusta si me va a la derecha. En un partido así siempre hay más nervios por estar tanto tiempo sin competir y porque era el primer partido del año".

En segunda ronda, Nadal se cruzará con el argentino Leonardo Mayer, quien derrotó al chileno Nicolás Jarry y con quien el manacorense mantiene un registro de cuatro victorias y ninguna derrota.

Mayer, al igual que Estrella Burgos, es un jugador de fondo que prefiere la tierra batida, aunque, a diferencia del dominicano, aprovecha su altura para manejar un saque potente con el que ya puso en problemas al español en el pasado Abierto de los Estados Unidos, cuando le arrebató un set.

"Es un rival complicado, como ya se pudo ver en Nueva York. Tiene un buen servicio y le pega bastante fuerte", señaló el diez veces campeón de Roland Garros.

Fotos

Vídeos