Copa Davis

Nadal también quiere ganar a Boris Becker

Los equipos español y alemán, ayer en el Salón de Cristal del Ayuntamiento de Valencia. / Txema Rodríguez
Los equipos español y alemán, ayer en el Salón de Cristal del Ayuntamiento de Valencia. / Txema Rodríguez

El balear y el alemán están empatados en el tercer puesto de más victorias individuales consecutivas en la Davis

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZAValencia

Boris Becker está disfrutando de Valencia. La leyenda del tenis ha exprimido la semana de preparación del equipo alemán. Se ha dado buenos baños de sol en las instalaciones del Sporting, donde destacan su cercanía. Junto al resto de la expedición germana, celebró cerveza en mano los goles del Bayern frente al Sevilla. Guardará un buen recuerdo de la ciudad donde Rafa Nadal puede hacerle claudicar en la jornada de hoy. Ambos colosos comparten el puesto en el podio de jugadores con más victorias consecutivas en partidos individuales de la Copa Davis. Sólo Philipp Kohlschreiber puede evitar que el español ocupe esta tercera posición en solitario.

Nadal y Boris Becker acumulan 22 victorias individuales consecutivas en la Copa Davis. Encabeza ese ránking Marcos Baghdatis. El chipriota dejó el listón en 36 triunfos. Superó en tres al hipotético medalla de plata, Bjorn Börg. El sueco fue un genio hasta a la hora de establecer registros personales. Perdió a lo largo de su carrera 40 partidos de la competición por países. Sin embargo, se dio el gustazo de encadenar 33 encuentros ganados hasta 1980 antes de marcharse sin que nadie volviera a derrotarle.

Baghdatis y Börg parecen inalcanzables para Nadal, aunque relacionar la palabra imposible con el balear sea una temeridad. Si hoy vence a Kohlschreiber encadenará 23 triunfos consecutivos. El alemán sólo ha derrotado una vez en las quince ocasiones en las que se han enfrentado. Fue en Halle, en hierba, superficie en la que ha cosechado sus mayores éxitos. En tierra batida parece que va al matadero hoy contra el numero uno del mundo, que le ha derrotado en los seis precedentes. «El viernes es un día muy importante para la eliminatoria. Ojalá comencemos por el buen camino. Debemos empezar muy fuertes David y yo porque puede marcar el devenir de la eliminatoria», señaló ayer el español, que no da pie a la relajación cuando compite.

Por eso es el número uno, aunque en esta ocasión no le haya hecho especial ilusión. Como seguro que no le da importancia en eso de superar a Boris Becker. O lo de ponerse al frente en otro ránking, el de victorias consecutivas en la Davis sumando partidos individuales y dobles. En esta clasificación, la racha es de 21 triunfos, a uno de igualar a los dos primeros, el irlandés Owen Casey y el sudafricano Wayne Ferreira. Si vence a Kohlschreiber y a Zverev el domingo, Nadal batirá un nuevo récord.

Precisamente, la última victoria en el torneo data de 2016 en el dobles de la eliminatoria contra la India. Su compañero fue Marc López, con el que fue campeón olímpico en Río. «Tengo siempre muy buenas experiencias con la Davis y esta es una oportunidad más», apuntó Nadal. «Tomé la decisión de venir consensuada con Sergi Bruguera y la de jugar no es del todo mía. El capitán es el que decide. Físicamente me he encontrado bien estos días», especificó el número uno del mundo.

Marc López vuelve al equipo español de Copa Davis como refuerzo de última hora. La baja de Pablo Carreño le obligó a hacer la maleta con urgencia y viajar a Valencia. Bruguera no lo convocó como relleno, sino que lo eligió para el dobles. Será el compañero de Feliciano López, que parece totalmente recuperado de la gripe que le puso en jaque a principio de la semana. «Me he entrenado estos dos días y me encuentro bien. No me esperaba estar así porque lo he pasado bastante mal», admitió el toledano.

Sergi Bruguera confía ciegamente en su paraja para mañana. «Marc tiene una gran experiencia y Feli es un muy buen doblista», comentó el capitán español. Esa será la batalla del sábado. Hoy abren fuego Ferrer y Nadal, los héroes de las últimas Ensaladeras. Sobre el papel, el de Xàbia tiene el gran reto de la jornada al medirse a Zverev.

Ferrer y el alemán están empatados en los duelos directos. Un 2-2 con el matiz de que el número cuatro del mundo se ha impuesto en los últimos dos precedentes. El postrero, la semana pasada en Miami, donde Zverev alcanzó la final. El valenciano quiere decantar la balanza a su favor y contribuir a que Alemania no rompa una estadística victoriosa para España, que no pierde en casa desde 1999. «Para eso trabajamos, para ganar», apuntó.

Más

Fotos

Vídeos