Las Provincias

tenis | masters 1000

Federer, otra vez imposible para Ferrer

Federer, otra vez imposible para Ferrer
  • El suizo se impone por decimosexta vez al español en la final del Master 1000 de Cincinnati

La final del Master 1000 de Cincinnati que han protagonizado el suizo Roger Federer y el español David Ferrer , no ha cambiado la historia de los duelos entre ambos jugadores con una nueva victoria, la decimosexta, del exnúmero uno del mundo sobre el jugador de Jávea.

Federer, que a sus 33 años parece haber recuperado su mejor tenis, se impuso por 6-3, 1-6 y 6-2 a Ferrer , que se quedó sin poder alcanzar el título en otra final, mientras que el suizo mantuvo su invicto en las seis finales que ha disputado del torneo de Cincinnati. Anteriormente ya lo había ganado en el 2005 ante el estadounidense Andy Roddick, 2007 contra el también local James Blake, en el 2009 frente al serbio Novak Djokovic, en el 2010 derrotó a Mardy Fish y en el 2012 de nuevo a Djokovic.

El exnúmero uno del mundo, que logró su título 22 ATP World Tour Masters 1000 y el 80 como profesional, se llevó un premio de 638.850 dólares y 1000 puntos para la clasificación del circuito, donde ahora ocupa el tercer lugar, sólo superado por Djokovic y el español Rafael Nadal.

Ferrer , de 32 años, que alcanzó su primera final en las 11 veces que ha disputado el Masters 1000 de Cincinnati, logró un premio de 313.200 dólares y 600 puntos, que le aseguraron ascender al quinto lugar de la clasificación mundial (4.855 puntos) tras superar al checo Thomas Berdych, que fue eliminado en la primera ronda del torneo.

El partido comenzó igualado, pero con más posibilidades de rotura del español, que tuvo tres oportunidades de lograrlo, pero fue Federer el que supo aprovechar su oportunidad y el octavo juego se hizo con el servicio del español para llevarse la manga.

En el segundo set Ferrer mantuvo la concentración y aseguró mejor el resto y los golpes desde el fondo de la pista para dominar a Federer, que vio como el tenista de Jávea le rompió dos veces el saque y lo barrió al ceder sólo un juego.

Llegaba, como sucedió la semana anterior en Toronto, el tercero y definitivo set, y de nuevo Federer mostró su frialdad y control de la presión para llegar al cuarto juego, en el Ferrer , pese a que salvó dos pelotas de "break", al final cedió su saque y el parcial de 3-1 a favor el exnúmero uno que sería decisivo.

Federer aseguraba su saque y en el sexto juego volvió a tener dos pelotas de rotura, que salvó Ferrer con buenos golpes desde el fondo de la pista para el 4-2.

Pero eso fue todo, Federer siguió intratable con su saque y en el octavo de nuevo se puso arriba 15-40 y a la primera oportunidad que tuvo de asegurar el partido lo hizo con un Ferrer resignado a la realidad de que estaba ante su auténtica 'bestia' negra desde que llegó al circuito profesional.

El partido que duró una hora y 42 minutos dejó a Federer con seis "aces" y 49 puntos ganados de saque, el 66 por ciento de acierto (49-74) por 59 (52-88) de Ferrer , que disputaba su primera final Masters 1000 de la temporada, pero no pudo ganar el que hubiese sido su segundo título, logró el primero en Paris 2012 y tampoco pudo llegar al título número 22 de la ATP como profesional. El jugador de Jávea, que ha disputado tres finales en lo que va de temporada, sólo puso ganar la de la Copa Claro, en Buenos Aires, cuando rompió racha de siete derrotas consecutivas en partidos por el título de campeón.

Federer disputó la cuarta final consecutiva después que la pasada semana jugó también la de Toronto que perdió ante el francés Jo-Wilfried Tsonga, pero antes había ganado los títulos de Dubai y Halle. Dentro de la competición femenina tampoco hubo sorpresa y la gran favorita, la estadounidense Serena Williams, primera cabeza de serie, ganó por 6-4 y 6-1 a la serbia Ana Ivanovic, novena preclasificada, que perdió por séptima vez en los ocho enfrentamientos que han tenido, incluidos cuatro esta temporada.

Williams, de 32 años, vio cumplido su gran sueño de conseguir su primer título en Cincinnati después de haber disputado el torneo Masters 1000 en seis oportunidades.

La número uno del mundo, campeona de Stanford en esta misma gira, logró su quinto trofeo del año, tras ganar en Brisbane, Miami y Roma. Serena Williams llegó al partido con el título asegurado de la clasificación 'US Open Series' por segundo año consecutivo, lo que le tiene garantizado cuando concluya el Abierto de Estados Unidos un bono de un millón de dólares.

Si la tenista estadounidense gana también el último torneo de Gran Slam, entonces su premio final será de cuatro millones de dólares. El helvético, que nunca ha perdido con Ferrer, tardó una hora y 41 minutos en sacar adelante su octava final del año, de las que ha perdido cinco. El triunfo en Cincinnati, que suma a Halle y Dubai en el 2014, es su vigésimo segundo en un Masters 1000, cinco menos que el español Raffael Nadal, el jugador que más tiene.