Nadal y Zverev, en el Sporting sin faroles

Nadal y Zverev, en el Sporting sin faroles

Los números uno español y alemán se entrenan en pistas contiguas en la víspera de su decisivo duelo | «Al principio pensábamos que no llegaría a la Davis. Disputar tres partidos hubiera sido una locura», señala Carlos Moyà sobre el estado físico del balear

MOISÉS RODRÍGUEZValencia

Sergi Bruguera ha escondido sus cartas durante la semana de eliminatoria de Copa Davis en Valencia. No ofreció pistas ni antes de empezar la serie ni lo ha hecho entre una jornada y otra. Por ejemplo, alimentó las dudas de si Nadal disputaría el dobles cuando estaba totalmente claro que el número uno del mundo no está para esos trotes. «No he hablado con Sergi de eso, así que no voy a responder a esa pregunta», contestó el viernes el balear cuando le cuestionaron al respecto. El capitán jugó de farol y al balear no le gusta para nada el póker, al menos aplicado al tenis.

Nadal no escondió sus cartas. Cuando Bruguera alimentó las dudas sobre la alineación para el dobles de ayer, el manacorense tenía ya programado un entrenamiento para el domingo. Imposible ejercitarse a media mañana y afrontar un partido de dobles de competición en la sobremesa. No lo habría aguantado ni en sus mejores tiempos.

El balear siguió el plan y luego vibró desde la bancada de España con el partido de dobles que disputaron los dos jugadores alineados desde el sorteo del viernes. Trabajó en el Sporting, como lo ha hecho toda la semana en las sesiones que no ha realizado en la plaza de toros. Junto a él estuvo su entrenador, Carlos Moyà. Separados por una verja, el rival de hoy, Alexander Zverev, con su equipo técnico.

A la vista el uno del otro. Sin sesiones a puerta cerrada como se acostumbra en muchos otros deportes. «En el Sporting estamos satisfechos. Hemos tenido a los dos equipos trabajando en nuestras instalaciones durante toda la semana y este sábado han estado el número uno y el cuatro del mundo», comentaba satisfecho Antonio Asensio, presidente del club. «Todos los socios que lo han deseado los han podido ver entrenar sin problemas», añadió.

Y lo cierto es que un buen número de ellos se congregaron en puntos del club desde donde se podían ver las dos pistas. De hecho, los propios tenistas echaron un ojo de vez en cuando, en los descansos para hidratarse, a lo que ocurría en el terreno de juego de al lado.

Al fin y al cabo, la suerte estaba ya echada ayer. Tenísticamente, poco pueden hacer uno y otro jugador en una sesión de entrenamiento. Físicamente, se sabe que Zverev arrastra el desgaste de la gira americana y Nadal, la inactividad desde que se retiró en el Open de Australia. El español y el alemán se ejercitaron durante algo más de una hora en las instalaciones del Sporting.

Uno y otro prácticamente calcaron el entrenamiento. Primero pelotearon de menor a mayor intensidad. Luego estuvieron un rato voleando para finalizar ensayando el saque. Y de ahí, a la plaza de toros no sin antes saludar a socios del Sporting, muchos de los cuales les pidieron una foto o un autógrafo.

A partir de mañana, esta eliminatoria será historia para Valencia y posiblemente el mejor recuerdo hasta la fecha del Sporting como institución deportiva. Para Nadal empiezan los meses de tierra batida, tradicionalmente su mejor vivero de títulos. «Está con un poco menos de confianza que el año pasado, porque piensa que necesita muchos partidos para llegar bien. Creo que sigue con confianza, lógicamente le faltan partidos, pero la proyección es muy buena y no tengo ninguna duda de que si no tiene ningún problema físico va a hacer una gran temporada», pronosticó Moyà.

El entrenador del balear admitió que no fue una posibilidad real que Nadal disputase el dobles de ayer. «Al principio pensábamos que no llegaría a la Davis, luego que estaría para jugar un partido, ahora serán dos, pero jugar tres hubiera sido una locura. Creo que su máximo aquí eran dos partidos», afirmó.

Respecto al partido de hoy, Moyà cree que Nadal es superior aunque la final en Miami ha dado confianza a Zverev. «Tiene un tremendo potencial, que todavía no ha llegado a su 100%, lo cual habla bien porque aún así esté entre los cinco mejores mundo. Pero estamos hablando de Rafa, que en tierra batida ha ganado 103 de los 105 partidos que ha jugado a cinco sets. Hay que agarrarse a eso y a que está bien físicamente y a buen nivel», explicó.

Más

Fotos

Vídeos