Un escenario imponente

David Ferrer se esfuerza para llegar a una bola. / txema rodríguez
David Ferrer se esfuerza para llegar a una bola. / txema rodríguez

Decenas de personas disfrutan desde las terrazas del edificio colindante del Pasaje Doctor Serra, donde no faltan las banderas | Los espectadores y la organización destacan la visibilidad del coso de la calle Xàtiva en el primer día de eliminatoria

J. C. VILLENA

La fotografía de un espectáculo deportivo en una plaza de toros es único, por todo lo añejo que tiene el recinto y su contraste con el ambiente de las gradas. La propia organización de la Copa Davis, a través de sus cuentas en redes sociales, se recrearon en los contenidos donde se acentuaba la espectacularidad del enclave. Algo que tampoco pasó desapercibido para los 8.200 espectadores que llenaron los asientos del coso de la calle Xàtiva, que comprobaron que la visibilidad de los partidos era perfecta fuera cual fuera la localidad adquirida. Un factor añadido en un partido de tenis.

Los más afortunados fueron los privilegiados que pudieron disfrutar de los dos primeros partidos individuales sin pasar por caja. En todos los eventos que se realizan en la plaza de toros es una práctica habitual la presencia de personas en las terrazas del edificio colindante en el Pasaje Doctor Serra. Ayer, coincidiendo con la presencia de Rafa Nadal sobre la tierra batida, se colgó el cartel de completo. Eso sí, para no desentonar con los miles de espectadores que animaban a sus equipos unos metros más abajo no faltaron las banderas españolas para dejar claro que no le iba a faltar el cariño a los jugadores de Bruguera. La presencia de este particular 'ojo de halcón' no pasó desapercibida para el tenista balear, que en alguna ocasión miró a las alturas con gesto afable.

Fotos

Vídeos