«La afición valenciana merecía ver competir a Nadal desde hace tiempo»

El presidente de la Federación Valenciana, Antonio Martínez Cascales. / efe/manuel bruque
El presidente de la Federación Valenciana, Antonio Martínez Cascales. / efe/manuel bruque

«Intentar que en el futuro haya en la Comunitat eventos de primer nivel es mi obligación. El tenis está muy arraigado aquí», asegura Antonio Martínez Cascales, presidente de la Federación Valenciana de Tenis

MOISÉS RODRÍGUEZVALENCIA.

Antonio Martínez Cascales vive esta semana más que nunca entre Villena y Valencia. En la localidad alicantina tiene en marcha un torneo internacional en Equelite, su academia, y en la capital ha de cumplir sus funciones como presidente de la Federación autonómica en la eliminatoria de Copa Davis. «La verdad es que se ha complicado todo con el Challenger, el junior y la Davis, pero tengo un buen equipo. Juan Carlos Ferrero ha sido el director del torneo de Villena y parte de la organización ya estuvo trabajando en el Open 500», explica.

-Dormirá poco estos días...

-En cuanto a la Davis, el trabajo ha sido bastante intenso. Primero para que se aceptara hacerla por parte de las instituciones valencianas porque había que poner de acuerdo a mucha gente. Y luego para meter el evento en la plaza de toros, lo cual no es muy complicado en cuanto a la pista y los espectadores, pero sí en los vestuarios y en los palcos en pista. Tuve que intervenir porque estaban mal diseñados y la zona de hospitalidad no va a ser todo lo buena que queremos porque tenemos adaptarnos a sitios pequeños. Pero bueno, el equipo está muy cómodo en la ciudad y los espectadores van a disfrutar del evento, con la contrariedad de que no se han podido habilitar unas 2.000 localidades.

«Tengo pocas dudas de que la plaza de toros se habría llenado con un aforo mayor»

-Se comentó que había tres alternativas técnicas para aumentar el aforo, ¿por qué no se han usado?

-La realidad es que, para habilitar 600 de 2.000, se proponía retirar unas balaustradas para colocar escaleras provisionales por toda la fachada por la parte de atrás, que creo que se va a hacer. Pero aún así nos quedamos sin 2.000.

-¿Cree que se hubiera llenado la plaza de toros?

-Pues mire, para el viernes ya no queda ninguna localidad, se pusieron a la venta cinco este miércoles por la mañana. La gente sigue pidiendo, con lo cual tengo pocas dudas, creo que se habría llenado.

-Que el aforo haya sido menor de lo que se dijo al principio, ¿puede pesar en contra de que Valencia pueda volver a albergar eventos tenísticos como este en el futuro?

-A nivel de ITF no, pesarán más otros temas como esos espacios que quedan un poco reducidos. El primer año del Open500 en el Ágora fue bastante desastroso en ese sentido y luego se mejoró. En la plaza ocurre lo mismo. Por el poco tiempo que se ha tenido, a nivel técnico y de ingeniería se puede progresar mucho. Esas son las pegas que nos pondrá la Federación Internacional. En cuanto a las entradas, la Española dio una eliminatoria pagando sólo 300.000 euros de canon, cuando en otros sitios les cuesta un millón sumando también otros aspectos. Si llegan a saber que hay 2.000 localidades no válidas, probablemente habrían pedido más. Eso es algo que, hablando, seguro que nos podemos entender en el futuro porque de cara al aficionado y al equipo, el emplazamiento está muy bien.

-Habla como con la seguridad de que Valencia albergará más eventos en un futuro próximo. Vamos, que no pasarán otros 38 años.

-Seguro que no, con un condicionante, que es el tema de qué va a pasar con la Davis en los próximos años con esa propuesta de cambiar el formato. Si al final se acepta, desde la Federación Española tendremos que pensar en organizar otro tipo de eventos que también sean atractivos para los aficionados para que no tengan que desplazarse a otros sitios para ver tenis. Pero eso se ha de aprobar todavía.

-¿Le gusta el proyecto?

-A priori, no me gusta en absoluto. Aunque hablo sin conocerlo, que posiblemente en pocos días tenga más detalles. Eso no es la Davis, sino otro evento que no tiene nada que ver con la segunda competición más antigua del mundo después de la Copa América. Se perderá esto de jugar en tu país contra otro, con tu afición y en equipo... Entiendo que parece ser que hay mucho dinero, que por cierto me parece demasiado para lo que se puede generar. En el tenis ya pasó en el año 2000 con una empresa que se hizo cargo de los derechos de televisión de la ATP. Incumplió todo el contrato y duró un año. No digo que vaya a pasar, pero me parece mucho dinero. Desde luego ya digo que le puedes llamar Copa del Mundo o como quieres, pero no es la Copa Davis. Pierdes ese ambiente de meter a miles de personas en una instalación, como los 26.000 que congregó Francia en la final de 2017.

-¿Qué implica para Valencia que por fin venga Rafa Nadal para jugar al máximo nivel?

-No se le había visto desde sus primeros años, cuando vino al Open. Implica que venga el mejor tenista español de la historia y uno de los más notables a nivel mundial. Poder verlo una vez en su carrera, y yo creo que la afición valenciana ya lo merecía desde hace tiempo. Vino a la despedida de Juan Carlos Ferrero, pero no compitió. Ahora es un buen momento para verlo jugar aquí y puede ser el último.

-¿Es esto la primera chispa para la vuelta del tenis de primer nivel a Valencia, o algo puntual?

-De momento es puntual, pero creo que con esto cambia la percepción que ciertas instituciones puedan tener del tenis. Este es un deporte muy arraigado en la Comunitat, con un montón de clubes y aficionados. Eso tiene que pesar, sobre todo por el nivel que tenemos en el mundo, con muchos jugadores buenos. Puede ser el motivo para que en un futuro podamos albergar otros eventos. Lo intentaremos, desde luego. Como presidente de la Federación Valenciana es mi obligación.

-Vamos, que el objetivo es que la Comunitat vuelva a tener tenis de primer nivel...

-¡Claro! Es un poco la cumbre de la pirámide del tenis valenciano. Lo tenemos todo, mucho más que cualquier región del mundo. Creo que nos merecemos también el tenis de primer nivel.

-¿Da rabia o, mejor dicho, cierta sensación extraña ver a Bruguera en lugar de a Ferrero como capitán en Valencia?

-Rabia por Sergi (Bruguera), en absoluto. Otra cosa es que habría sido bonito ver a Juan Carlos como capitán por disputarse la eliminatoria en Valencia. Él tomó una decisión en un momento en que existía la posibilidad. Se desechó porque por responsabilidad profesional no se podía dejar a un jugador con el que acababa de llegar a un acuerdo y estaba empezando a trabajar con él (Zverev, el número uno alemán).

-Y justo ahora en el rival del España está ese jugador...

-Sí, pero eso le libera para ver la eliminatoria con tranquilidad. Sin ser capitán, pero podrá ir a animar a Carreño, Ferrer o a Rafa. De estar trabajando con Zverev, seguro que no acudiría a la plaza de toros.

-Es el equipo de Davis más valenciano de la historia...

-Posiblemente sí por la vinculación de Carreño. Porque entre 2010 y 2012 Ferrer y Ferrero coincidieron en varias eliminatorias.

-¿Se atrevería a dar un pronóstico para la eliminatoria?

-Yo la veía muy complicada, con un 51% a favor de España. Con la presencia de Nadal me atrevería de subir al 60%.

Fotos

Vídeos