Las Provincias

TEnis | Copa Davis

Debacle histórica de España en la Davis

fotogalería

Moyà anima. / Reuters

  • El equipo español pierde la categoría por primera vez desde 1995 tras perder ante Brasil después de la derrota de Bautista ante Bellucci (6-4, 3-6, 6-3 y 6-2)

La Armada, el mejor equipo de los últimos 15 años, no estará el año que viene en el Grupo Mundial de la Copa Davis. España, con dos jugadores entre los cinco mejores del mundo –ningún brasileño-, con diez por debajo del Top 50 de la clasificación –solo un brasileño-, fue eliminada estrepitosamente por Brasil por un contundente 3-1. El equipo español de Copa Davis, que llevaba 27 eliminatorias consecutivas ganadas en tierra y dos décadas entre las mejores selecciones mundiales, perdió merecidamente ante un equipo brasileño que sencillamente ha sido mejor.

También es cierto que, de los integrantes de ese equipo que ha alcanzado la gloria estos años, ninguno ha pisado tierras brasileñas para jugar en esta eliminatoria por diferentes motivos. Por eso Roberto Bautista, el mejor tenista por clasificación de la eliminatoria –número 15-, tuvo que dar la cara en un duelo que confirmó la debacle española: cayó por 6-4, 3-6, 6-3 y 6-2 ante un Bellucci que se pareció más al que en el 2010 merodeó por el Top 20 que al de ahora, el 83 del mundo. Venció al español, bloqueado por los nervios. El que todavía no entienda la magia de la Davis y lo diferente que es esta competición a cualquier otra, que se ponga los dos partidos del brasileño ante Andújar y Bautista.

Y eso que Bellucci no hizo un partido brillante. Muy fallones los dos, se impuso el que menos dudó. Fue un partido repleto de vaivenes, de ráfagas de uno y otro. Pronto se puso 4-1 en el primero el de Castellón. No tardó mucho el brasileño en colocarle un parcial de cinco juegos consecutivos y hacerse con el set.

No había dueño, no había control. El juego plano del español no hacía daño en la tierra batida brasileña. Y a pesar de la derrota, a día de hoy es más tenista que Bellucci, de ahí su embestida en el segundo set. Lo hizo sin alardes. Sin grandes golpes, moviendo al espigado brasileño. Sin embargo, en la tercera manga volvió a retroceder en la pista. Tras sobreponerse al bache del primer set y hacerse con el segundo, de nuevo llegaron las dudas en el español. Así cedió el penúltimo acto. Así encaró el definitivo. Sin capacidad de reacción fue poco a poco haciéndose pequeño en la pista mientras enfrente tenía a un jugador que se agigantaba a la misma velocidad. Un tenista que a la primera ocasión que tuvo certificó el descenso de España.

Brasil, donde no hace tanto fracasó La Roja, vivía otro naufragio español, abría una herida en el tenis de España que tardará tiempo en cicatrizar. Lo que dure La Armada en el pozo, lo que tenga que esperar para volver al sitio donde tiene que estar: el Grupo Mundial.