Turno para la Lliga de raspall

Moltó se dispone a raspar una pelota. / fun pival
Moltó se dispone a raspar una pelota. / fun pival

El formato es idéntico al del torneo de escala i corda con una ronda regular de quince partidas y la novedad del cara o cruz en la fase final La competición arranca esta tarde en Oliva con el duelo entre Moltó y Sergio

JOSÉ A. MONTEAGUDO VALENCIA.

Una vez completado el debut de las seis formaciones participantes en la Lliga Bankia de escala i corda ha llegado el momento de que entren en escena los 18 mejores pilotaris de la actualidad del raspall, aquellos que han sido escogidos para disputar la otra máxima competición por equipos del ámbito profesional.

El campeonato del joc per terra arranca esta tarde en el trinquet de Oliva con la presencia de uno de los defensores del título, Moltó. En la pasada edición el de Barxeta alcanzó la gloria junto a Brisca. Este año, sin embargo, la organización ha considerado que nadie debe jugar en pareja ya que, teniendo en cuenta la capacidad de los tríos, las opciones de las duplas hubiesen sido mínimas. Esta decisión seguramente habrá acaparado las tertulias de los habituales al trinquet.

Los grandes beneficiados, Moltó e Ian, manifestaron en la presentación del torneo su satisfacción. En el mismo acto, Guadi señaló que él habría optado por «apretar a las dos grandes figuras. Son los que tienen más potencial y deben demostrarlo». Eso sí, el resto de la Llosa de Ranes concluía su exposición quitando hierro al asunto. «Aún así veo a todos los equipos muy equilibrados», subrayó.

El caso es que Moltó representará a su Barxeta natal en compañía de los jovencísimos Tonet IV y Lorja. El primero ya está consolidado como primera figura aunque aún no ha llegado al escalón de Brisca, Sanchis y del eterno Coeter II. En algunos momentos de la temporada se sitúa a su altura, como también otros mitgers, pero aún debe progresar para gozar del mismo peso específico. El caso del punter de Alzira es parecido, aunque no similar. El chaval se ha empeñado en ser figura y a base de tesón y buenas partidas cada vez es más habitual de los mejores carteles.

Las individualidades pintan bien. Ahora hay que comprobar cómo responden en conjunto aunque las sensaciones también son excelentes. De hecho, los propios participantes señalan a este equipo como uno de los que tienen más papeletas para alcanzar la final.

Enfrente estará la formación de Genovés con Sergio, Coeter II y Néstor. Es otro equipo que gusta mucho aunque el resto se quitase presión en la presentación. «Veo con más opciones a los tríos de Moltó e Ian porque son más pegadores. El mío puede parar mucha pelota pero no tiene tanta pegada», señalaba.

Y no le falta razón a Sergio. Pero, seguramente, los trinqueters propusieron esta formación a la Fundació teniendo en cuenta que el de Genovés se encuentra en un momento de forma superlativo y que ha ganado gran parte de los eventos más relevantes de los últimos meses. Es el precio del éxito. Y, aunque Coeter II ya no pega como antes ya que superar las cuarenta primaveras pasa factura a los brazos, el de Simat continua siendo un referente con el uso de otras armas. Delante, Néstor también puede aportar. El de Pego es otro de los jóvenes que se está ganando el sitio, tiene buenas manos y sobretodo mucha ambición y hambre.

Los otro cuatro equipos se estrenarán entre el viernes y el sábado en los trinquets de Piles y la Llosa de Ranes. La fase regular se prolongará hasta el 4 de marzo. Son cinco partidas por equipo y por tanto hay poco margen de error. Después llegará la gran novedad de la presente edición, la fase final a partida única. Aquí se puede abrir otro debate: la justicia del mejor a tres asaltos o la magia del cara o cruz. Con la final hay unanimidad entre los pilotaris, que la prefieren en un solo envite. En las semifinales la mayoría agradecen el cambio aunque unos cuantos hubiesen mantenido el sistema de play off.

Más

Fotos

Vídeos