Soro III reafirma su hegemonía en Pelayo

Soro III se dispone a golpear ayer junto a la escala. / val net
Soro III se dispone a golpear ayer junto a la escala. / val net

Sergio, Brisca y Tonet IV se llevan el título en raspall al constatar contra Ian, Coeter II y Seve su dominio durante todo el campeonato (25-0) El campeón del Individual gana junto a Félix y Tomàs II el Trofeu Fundació José Luis López ante Puchol II, Raúl y Carlos (60-45)

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Soro III mantiene un idilio especial con Pelayo. Está enamorado de la catedral. Ahí ha disfrutado de la mayoría de sus éxitos, sobre todo los postreros. Los ha celebrado con euforia después de padecer en cada quinze. Pero como en todas las historias de amor, Quico mantiene un desencuentro: el pouet y el toldo que hay varios metros pared arriba. Este truco ayudó en 2016 a Puchol II a ser por primera vez campeón del Individual. Soro III estuvo meses cabreado, consigo mismo y con la posibilidad que concedía la infraestructura a su rival para castigarle desde el dau. El de Massamagrell se resarció de aquella final en el último mano a mano, aunque tenía una cuenta pendiente con el de Vinalesa. Ayer se la cobró.

El trío de Soro III, que completaban Félix y Tomàs II, doblegó en la final de escala i corda del Trofeu Mixt Fundació José Luis López al de Puchol II, Raúl y Carlos (60-45). El campeón del Individual refuerza, de este modo, su hegemonía en Pelayo a algo más de una semana de que arranque la Lliga y con ella la etapa de la Fundación como gestora de la pilota profesional. El escaleter de Massamagrell quiere mantener su estatus de número uno en esta nueva etapa. En el trinquet ya se considera a Puchol II como la gran figura del futuro, pero el cinco veces campeón del mano a mano quiere prolongar su era.

Ayer se marcó una gran partida, cargando desde el principio. Le ayudó que Puchol II no trazase el tiralíneas para, desde el dau, alojar la vaqueta en el pouet. Al de Vinalesa le costó alcanzar la excelencia y Raúl y Carlos tampoco brillaron al máximo nivel en el inicio. Pecado mortal si se juega contra Soro III. El de Massamagrell, Félix y Tomàs II labraron una ventaja de cuatro juegos que acabaría siendo definitiva.

Los postores llegaron a dar de 20 y eso hirió el orgullo de los azules. Puchol II precisó el dau y sus compañeros se contagiaron. Hubo partida, pero Soro III no aflojó el ritmo y acabó cerrándola 60- 45 a su favor. Como ocurrió en el Individual, Quico llega en plenitud al primer torneo oficial de 2018.

Del mismo modo que lo hacen Sergio, Brisca y Tonet IV, aunque en su caso no se conocen públicamente los seis equipos que pugnarán por la Lliga de raspall. Pocas posibilidades tienen, eso sí, los tres pilotaris de repetir como compañeros tras su férreo dominio en el Trofeu Fundació José Luis López. En las tres partidas que han disputado sólo les han hecho tres juegos.

En la fase previa, se deshicieron consecutivamente por 25-5 de Moltó, Sanchis y Roberto primero, y de Ian, Coeter II y Seve después. El campeón Individual incluso tuvo menos opciones en la jornada de ayer, ya que no pudo ni siquiera sumar un juego. Sergio y Brisca se quitan, de este modo, la espina de la primera edición del torneo, ya que cedieron en la final. En aquella ocasión el punter que les acompañaba en lugar de Tonet IV era Miravalles.

Fotos

Vídeos