Puchol II se pone el traje de faena

Puchol II posa delante del cartel del documental. / val net
Puchol II posa delante del cartel del documental. / val net

El próximo viernes podría certificar el pase a las semifinales de la Copa y una semana después jugará un desafío con las galerías libres La sala Luis García Berlanga de la Filmoteca se llena en el estreno de su documental

JOSÉ A. MONTEAGUDO VALENCIA.

Muy elegante acudió Puchol II a la Filmoteca de València a la presentación del documental sobre su persona. La sala Luis Garcia Berlanga se quedó pequeña para que un buen número de privilegiados conociesen la parte más significativa de la trayectoria del pilotari así como a la persona. El punto de partida es la final del mano a mano del 2015 y el destino la consecución del título en la temporada posterior. Durante el camino hay referencias a los orígenes como jugador, el apoyo incondicional de la familia y la dedicación que requiere ser el número uno. Es un trabajo hecho con mimo y buen gusto, de los entrenadores del jugador, Agustí Larré y Domingo Palacios, que además muestran sus métodos innovadores en el grupo de trabajo 'Pilota 2.0'. También es una oda a la pilota.

El pase aconteció el domingo. Puchol II era el espectador que esperaba el estreno con mayor expectación ya que, pese a ser el protagonista, aún no había visionado el reportaje. No le habían dejado los autores, que querían comprobar su reacción en una atmósfera idónea, en la pantalla grande y un patio de butacas repleto. El jugador no podía estar más contento por el resultado. Lo que más le impactó fueron sus propias apariciones. «Porque hablo de cosas muy personales que nunca había contado, quizás porque no me atrevía», explica. También las intervenciones de sus más allegados. «Impresiona ver a mi madre hablando de un manera íntima o a la gente que te quiere. Pero al estar hecho con buen gusto queda muy bien. Ha sido un gran trabajo del que estoy muy agradecido», añade.

Ahora toca dejar de un lado los tiros largos y ponerse el traje de faena. El pantalón blanco y la faja roja, el color propio del campeón individual. Hay que volver al trabajo, a aquello que ha dado pie a ser objeto de un documental. Lo más próximo es la Copa, en la que ha comenzado como un tiro. En la presente edición repite con Monrabal. «Solamente hemos disputado una partida pero las sensaciones han sido inmejorables. Con Monrabal hay muy buena sintonía además de amistad y me satisface volver a jugar con él. Aún tenemos margen de mejora con respecto a esta primera partida pero somos optimistas», dice. La siguiente cita la tienen programada el viernes en Sueca. Si sumas los tres puntos tendrán pie y medio en la fase final, quizás los dos. «Es una partida muy importante para nosotros porque en caso de ganar afrontaríamos la tercera con tranquilidad y nos valdría para mejorar», explica.

La tranquilidad a la que hace referencia el escaleter le permitiría, además, comenzar a prepararse otra confrontación, la del viernes día 30 en Guadassuar. Será por la noche y con 3.000 euros puestos en juego, cantidad que podría aumentar en los próximos días. Es el desafío con el que comienza la temporada con las galerías libres y del que este diario se hizo eco el pasado sábado. Al de Vinalesa le gusta esta variante. «Siempre me ha cundido. Tendré que entrenar, porque es mucho tiempo jugando por dentro y la diferencia es significativa, pero particularmente es una manera de jugar que creo que me favorece», apunta el pilotari.

Serán dos meses en los que los pilotaris podrán respirar. Las galerías privadas son muy exigentes físicamente. Encararse arriba también permite al público presenciar golpes que han dejado de ser habituales. «Nos viene bien a todos», señala el jugador.

Fotos

Vídeos