Moltó imita el gesto de Waldo de entregar la faixa roja a su rival

Moltó entrega a Ian la camiseta roja. / mari carmen montes
Moltó entrega a Ian la camiseta roja. / mari carmen montes

«Ian se merece llevarla hasta el próximo Individual y es lo que tiene que hacer un caballero», comenta el resto de Barxeta

M. RODRÍGUEZ LA LLOSA DE RANES.

Hace dos años, cuando el mayor mito del raspall perdió su última final del Individual, tuvo un emotivo gesto con su oponente. Waldo Vila se despojó de la camiseta roja y se la entregó a Alfonso Moltó, que ese día comenzaba un reinado que se ha prolongado durante dos años. Al contrario que el hasta ayer número uno, el genial resto de Oliva iniciaba así un proceso de desconexión definitivo. Waldo contempló sonriente la escena y Moltó intentó no borrar este gesto de su rostro. «Esto no se acaba aquí, mañana a entrenar», avisa el de Barxeta.

Ian apenas podía mantenerse en pie. Sonriente pero exhausto, se hizo decenas de fotos con la faixa roja. «¿Que si pesa? Aún no lo sé, la llevo unos minutos. Ahora quiero disfrutar, que hay muchos compañeros que lo hacen muy bien e igual el año que viene no vuelvo a hacer un campeonato tan bueno», señaló el de Senyera.

Jugó de azul, alzó el trofeo del mismo color y se retiró al vestuario de rojo. En cuanto recibió la faixa roja de manos de Moltó, se enfundó la faixa roja y se resistió a marcharse a la ducha. No quería quitársela, a pesar de que ya la lucirá desde la próxima partida durante 365 días. «Ian se merece llevarla hasta el próximo Individual. Ha hecho un gran campeonato y una enorme partida y son gestos que tiene que hacer un caballero», comentó Moltó.

Recibió el último mensaje de apoyo de Toni Astorgano, el preparador con el que ha completado un año casi perfecto y que encara un nuevo proyecto en la liga china de fútbol. «Esta semana tendré que buscar preparador», concluyó.

Fotos

Vídeos