Un método con el que pulir el diamante en bruto

Un método con el que pulir el diamante en bruto
lp

«Tiene la genética, pero se entrenaba por sensaciones», señala Robert Tejero, que está en el cuerpo técnico de Fernando en el Alzira

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Ian es la gran esperanza del raspall. Un absolutismo de Moltó no se ve como algo positivo. Se quieren figuras, en plural. Un duelo que marque una época. Y esa necesidad ha catapultado la carrera de este joven de Senyera afincado en Barxeta. Ha pasado de promesa a pilotari de referente en meses. Hoy tiene la opción de, con 20 años, convertirse en el número uno.

«Es difícil porque a él le falta la experiencia. Lo hemos trabajado con visualizaciones, pero ya veremos cómo maneja la presión de ver el trinquet lleno y de que todo el mundo empiece a decirle cosas», afirma Robert Tejero, el preparador en quien Ian confió su entrenamiento en mayo después de quedar fuera de la Lliga en semifinales.

Ian Álvarez
Senyera
Su localidad, aunque reside en Barxeta. Tiene 20 años.
El Individual de 2016
Debutó y llegó a semifinales, donde cayó ante Moltó (25-10).
Trayectoria esta edición
Ha sido cabeza de serie por primera vez. En cuartos ganó a Josep (25-10) y en semifinales se impuso al subcampeón de 2016, Sergio (25-5).
Palmarés
Subcampeón de la Lliga en 2016 junto a Moro y Miravalles.

«Ian tiene la genética, pero se entrenaba por sensaciones. Necesitaba un método, profesionalizarse. Se ha concienciado de eso y es disciplinado. Hemos pautado el trabajo de fuerza y regulado la intensidad antes y después de la competición. Ya ha experimentado un cambio sustancial. Todo eso es vital para el deportista a la hora de recuperarse con mayor facilidad o evitar lesiones», especifica Tejero.

Ostenta la clínica Fisioactiva en Xàtiva, por la que han pasado otros pilotaris. De hecho, trabajó un tiempo con Moltó. Está en el cuerpo técnico de Fernando Gómez en el Alzira y es profesor de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en Ontinyent. «Eso también me ayuda a guiar a los deportistas profesionales con los que trabajo», indica Tejero. Natural de Genovés, como no podía ser de otro modo hizo sus pinitos con la pilota: «Como aficionado». Sabe que una vez en las losas cada gota de energía es un tesoro.

Fotos

Vídeos