Marc convierte Vilamarxant en su guarida

Marc se prepara para golpear de volea ayer.
Marc se prepara para golpear de volea ayer. / val net

El resto de Montserrat y Pere jugarán la final de la CopaEl joven escaleter derrota a los campeones Pere Roc II y Jesús (60-45) para alcanzar su primera gran final en el trinquet en el que se consagró

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Marc tiene su propia guarida. El lugar en el que se agazapa para sentirse seguro. Invencible. El trinquet en el que se sabe superior. La catedral del Turia no le falla. Le encumbró cuando era un prometedor escaleter con vicios adquiridos de la galotxa. Un trocito de la Lliga que ganó Pere en 2016 es suya. Se le anunció como sustituto del lesionado Miguel el 11 de marzo. La partida parecía un caramelo para Pere Roc II, Dani y Tomás II. Pero el caramelo se les atragantó. Marc dio una exhibición para llevarse la victoria en una partida memorable. Como ayer, de nuevo junto a Pere, pero ya como resto titular y en las semifinales de Copa.

Pere Roc II venía de ganarlo todo. Ha tenido un año perfecto. Conquistó la Copa de 2016 en Pelayo y, a final de año, se llevó el Trofeu de Mestres. Hace semanas alzó la Lliga. Junto a Jesús estaba dando la sensación de ofrecer garantías para rubricar el doblete y revalidar la Copa. Pero la pareja dio su primera muestra de humanidad ante Puchol II y Héctor II, que actuó como sustituto del lesionado Monrabal. No eran invencibles. Y sirva como detalle, Marc comparte grupo de entrenamiento, el de Pilota 2.0, con el número uno de la escala i corda.

Aquella partida casi intrascendente seguro que fue oro puro para Domingo Palacios y Agustín Larre. Una primera guía de cómo tumbar al pilotari del año y a su escudero. El resto lo hizo el embrujo de Vilamarxant y las ganas de Marc y Pere de reivindicarse tras una Lliga decepcionante para ellos.

La vida no fue un camino de rosas para el joven de Montserrat tras aquel triunfal 11 de marzo. Una lesión en la mano le impidió disfrutar de su primer Individual como profesional. Marc sueña con ganarlo algún día. Es valiente y quería plantear una batalla de igual a igual a Soro III. Quizás en óptimas condiciones, en 2016 tampoco estaba aún preparado, pero mermado fue un juguete en manos del laureado escaleter de Massamagrell.

Marc se empecinó en aprovechar su momento. Sabe que la pilota pocas veces espera a alguien y no esperó a estar al 100% para volver a ñas losas. Lo pagó con una nueva lesión en la Lliga. Formaba equipo con Pere, que defendía el título, y Héctor. Sólo ganaron una partida. «Me alegro por él. No es agradable hacer un mal campeonato porque estás mermado», comentó el mitger de Pedreguer cuando ambos rubricaron su pase a semifinales de la Copa.

Lejos de echarle en cara lo de la Lliga, Pere ha estrechado lazos con Marc en los últimos meses. Y ese trabajo, junto al de los entrenamientos, ha fructificado este verano. El chaval de Montserrat que debutó hace algo más de un año en Vilamarxant y Pere doblegaron ayer en el mismo escenario a los favoritos, Pere Roc II y Jesús (60-45) en una partida memorable. Marc ofreció una actuación sublime y está a un paso de su primer título importante. El rival puede ser su compañero de entrenamiento Puchol II. Junto a Monrabal (o Héctor II, si el mitger no se recupera) se medirá el próximo martes por la tarde en Massamagrell a Genovés II y Salva.

Más

Fotos

Vídeos