Unas manos esculpidas a golpe de vaqueta

Puchol II muestra sus manos frente a los resultados del TAC. / lp
Puchol II muestra sus manos frente a los resultados del TAC. / lp

Un estudio médico realizado a Puchol II concluye que la pilota es segura si se practica con protecciones

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Un pilotari puede tener las manos más sanas que usted y yo. Como lo lee. A pesar de los constantes y duros impactos con la vaqueta. Si el deportista se cuida, la extremidad no tiene por qué estar maltrecha. Al contrario, sobre todo la que use más habitualmente, estará más musculada que la población media. «Yo mismo me he sorprendido, me sometí a la prueba porque tenía unas molestias», comenta Puchol II respecto a los resultados de la última iniciativa en la que se ha embarcado.

Se trata de la tomografía axial computarizada a la que se ha sometido. Lo que se conoce popularmente como un TAC, además de una resonancia magnética. El escaleter de Vinalesa se ha puesto en manos del equipo del doctor Vicente Belloch. Los médicos realizaron un estudio de las estructuras óseas y cartílagos, así como de los ligamentos, tendones y músculos que conforman la región anatómica de ambas manos del pilotari profesional.

El estudio realizado en las instalaciones de la empresa de diagnóstico Eresa en Campanar desvelan una asimetría en la musculatura, que es mayor en la mano derecha como consecuencia de la práctica del deporte de la vaqueta. Los resultados subrayan que la extremidad del pilotari de 26 años está sana. Además, presentan inflamaciones de algunos tendones específicos de la palma de la mano debido a los impactos, pero se descartan patologías. «La verdad es que me ha sorprendido, porque uno de los motivos para someterme a este estudio es que tenía molestias», indica Puchol II.

El escaleter ya está en semifinales de escala i corda, torneo que sigue mañana en Borriana y Murla

«Las pruebas también han descartado cualquier patología, confirmando la seguridad de este deporte si se practica de forma adecuada», indica el informe médico. «Al principio no me las protegía demasiado, pero conforme pasan los años he preferido sacrificar sensaciones con la pelota, que para nosotros es importante, y proteger más la mano», comenta el resto.

Puchol II ha incidido en los últimos meses en el dedo meñique y en la palma a la hora de enrollarse las manos. «Son dos zonas en las que he sufrido y en las que me tuvieron que infiltrar en una ocasión», comenta. «Creía que podía salir alguna lesión de este estudio, pero está todo correcto a nivel óseo y en los ligamentos, algo que me tranquiliza. Hay alguna pequeña lesión en las cápsulas articulares y hematomas en la mano, pero es algo que no me molestaría en la vida cotidiana. Sí que es cierto que he de tener cuidado en el trinquet», señala.

«La correcta práctica de este deporte permite evitar desde problemas leves y habituales como hinchazón o durezas, hasta a algunos más severos, como entumecimiento, desviaciones en las falanges, artrosis postraumáticas o el llamado mal de mano. Estos problemas se pueden prevenir detectar y tratar gracias a la tecnología disponible actualmente», subraya el informe tras el estudio practicado a Puchol II. Tanto él como Nacho pueden tomarse un respiro, al menos en la Lliga, donde están clasificados a falta de dos partidas. Los otros cinco equipos luchan por tres plazas en semifinales. Mañana, cuatro de ellos entran en liza a las 11.30 horas. En Murla, Pere Roc II, Jesús y Carlos se miden a Genovés II, Félix y Monrabal. En Borriana, Soro III y Santi se enfrentan a Marc, Pere y Tomàs II.

Más

Fotos

Vídeos