UN CAFÉ EN PELAYO CON...

«Para que los jóvenes se enganchen deben tener una referencia»

Jesús CebriàPILOTARI«Mi preparador vio en la final su primera partida. Se quedó alucinado por la agresividad del juego, me dijo que no sabe cómo no nos lesionamos más» «Faltan chavales, pero para eso es necesario que perciban que un Puchol II está en lo más alto y vive bien de la pilota»

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Jesús llevaba a su hijo a jugar a frontenis en el polideportivo de Beniparrell. El muchacho fue progresando y lo apuntó al club de esta disciplina que había en Silla. Allí vio al pequeño Jesús por primera vez Antonio Simarro, que llevaba la escuela de pilota y le invitó a probar. Le gustó y durante un tiempo compaginó ambos deportes. «Pero llegó un momento en que tuve que elegir. Tenía unos 12 años y en el frontenis te lo tienes que pagar todo. Hoy gracias a Dios vivo de la pilota», resalta el mitger que hace ocho días ganó su tercera Lliga profesional de escala i corda.

«Recuerdo que en la primera que jugué tenía 18 años y fui punter. Formaba equipo con Núñez y Félix. He ganado mis tres finales», apunta. Jesús Cebrià, a sus 35, quiere cerrar el círculo. Por un lado, lleva varios meses barajando impulsar la escuela de Silla después de que Antonio Simarro haya decidido cerrar esa etapa. «Los clubes se fomentan poco. Estoy intentando hacer algo con el Ayuntamiento, pero se necesita ayuda económica. Iría encantado a entrenar a los chavales, pero lo que no puedo hacer es dejar mi faena sin recibir nada a cambio. En Alcàsser hay un buen trinquet, se podría crear una escuela comarcal y promocionarla en los colegios», señala.

¿QUIÉN ES JESÚS CEBRIÀ?

Sus inicios
Frontenis
Empezó de niño con su padre, jugó hasta los 12 años.
Silla
Antonio Simarro le dijo de probar a frontón a mano. Le gustó.
Beniparrell
Club con el que ganó un Campeonato Interpobles.
Palmarés
Lliga
El de 2018 es su tercer título tras los de 2003 y 2013.
Copa
La ganó en 2008 y fue subcampeón en 2012.
Subcampeón del mundo
En el torneo de Ecuador en 2008.

La suya es una idea que sirve también para hablar de la situación actual de la pilota. «¿El futuro? Hombre, pues veo una falta de chavales que vengan desde atrás con ganas de engancharse, pero para que eso ocurra nos deben ver bien. Cuando yo tenía 18 años veía a los Sarasol, a Grau, a Núñez. Estaba recompensado», indica Jesús Cebrià. «Creo que la Fundació está haciendo un trabajo espectacular y eso dará frutos. Los chavales deben tener una referencia y un patrón para engancharse. Es necesario que perciban que hay, por ejemplo, un Puchol II que esté en lo más alto y viva bien de la pilota. Está claro que este deporte te ha de gustar y que detrás de los éxitos hay mucha faena... pero por lo menos debe estar bien remunerado», indica el veterano mitger.

«Concibo la Lliga como la Champions de la pilota. Quiero llegar a cuatro títulos, creo que es la cima»«Preparar un torneo me encanta. El día a día no tiene ese aliciente, pero tampoco lo puedes quitar de golpe»

Jesús ha cambiado su forma de afrontar la preparación. Como muchos, trabajaba con Toni Astorgano hasta que este se ha marchado a China. «Ahora trabajo con Jon Pons, un chaval que está en FutbolCity. Llevo desde diciembre y es una máquina. Ha visto pilota por internet para planificar las sesiones, pero la final de la Lliga fue su primera partida en directo. Se quedó alucinado por la agresividad del juego. Me dijo que esto es inhumano, que como nos giramos los tobillos no entiende cómo no nos lesionamos más», señala.

Además de cambiar de preparador por necesidades del guión, Jesús Cebrià ha modificado el modo de afrontar la temporada. Señala que cada vez le ve menos sentido al día a día. «Soy una persona que se motiva jugando y voy por sensaciones. Me preparo un torneo y me encanta, pero el día a día no tiene ese aliciente. Te pasas dos horas jugando y, ¿para qué? Por un jornal y ya está», comenta Jesús Cebrià. «Entiendo que hay muchos intereses, en el buen sentido de la palabra, es difícil ponerse de acuerdo y no se puede quitar de golpe. Pero hay que buscar alicientes para el jugador. He sacrificado partidas del día a día para ir al gimnasio y llegar bien a las de Lliga, que es lo que toca», argumenta el mitger de Silla.

El pilotari sigue mostrándose ambicioso a sus 35 años. «Concibo la Lliga como la Champions de la vaqueta y me gustaría llegar a cuatro, creo que esa es la cima. Estaría contento con ganar otra antes de retirarme. Dani se retiró con 42 y Sarasol, con 40. Cuidándome tengo margen», proclama. «Es un objetivo, me lo voy a marcar. Nunca lo he hecho, siempre he sido un jugador humilde, pero ahora quiero hacerlo. Quiero disfrutar y experimentar algo más», señala Jesús Cebrià.

En ese sentido, el mitger de Silla hace una reflexión sobre la condición de figuras en la pilota profesional. «Hay veces que bajas tu rendimiento y te apartan, eso nos pasa a todos. Lo bueno es levantarte, seguir con tu marchita», comenta para luego precisar: «Es verdad que esto se menea por el cartel que tienes y por la postura. Yo lo que he tenido me lo he ganado pero algunos tienen más postura y eso cuenta a la hora de que te pongan. Es lo que hay, al final esto es un negocio».

En ese sentido, por ejemplo, defiende la condición de primera figura para Pere Roc II, el resto con el que acaba de ganar la Lliga. «Está consagrado, es una realidad, pero desde el año pasado. ¡Mira el palmarés! Lo ganó todo, pero para la gente está por detrás», defiende Jesús. «Es lo que te decía antes. ¿Quién pone el nombre? Hasta que no se rompa esa dinámica...», concluye.

Fotos

Vídeos