Frontón ejemplar en la Comunitat

Figuración del proyecto de ampliación del frontón de El Puig. / lp
Figuración del proyecto de ampliación del frontón de El Puig. / lp

Con la reforma prevista, la instalación pasará de poder albergar a 250 espectadores a alrededor de 450 con mayor comodidad que ahora El Puig recibe una subvención de 218.000 euros destinada a la mejora de las gradas

MARI CARMEN MONTES VALENCIA.

Como agua de mayo esperaban los clubes de pilota valenciana la resolución de subvenciones que la Generalitat Valenciana convocó para la mejora, ampliación o reparación de instalaciones deportivas de la Comunitat. Hace apenas unos días que se hizo público el listado con aquellas que habían sido admitidas, y uno de los clubes que ha salido mejor parado ha sido el Club Penya Pilotaris Amics de Frontó El Puig, con una cuantía asignada de 218.000 euros, que dedicarán de forma exclusiva a la remodelación de los graderíos del Frontón Municipal José Antonio Montesa.

La reforma permitirá ampliar la capacidad del frontón, pasando de las 250 localidades que ofrece actualmente a cerca de 450, dotadas de mayor amplitud para ofrecer la máxima comodidad a los asistentes que llenan hasta la bandera el recinto de la comarca de l'Horta Nord. «Tiraremos el graderío que hay ahora, que es de obra, y haremos uno nuevo de dos alturas, con un anillo que continuará por detrás del rebot de cristal. Esto permitirá también tener más contracancha, lo que facilitará el juego de los pilotaris», comenta Salva Bosch, componente de la directiva.

También se estudiará la posibilidad de hacer de nuevo el piso y el frontis de la cancha, tratándose de dos aspectos que podrían incluirse como mejoras de la reforma por parte de las empresas que se presenten al concurso público para adjudicar las obras. Cabe destacar la implicación del Ayuntamiento de la localidad, que se comprometió a poner todo de su parte para poder conseguir la subvención en cuestión. El Consistorio aportará el veinte por ciento de la cantidad asignada por la Generalitat.

Las obras darán comienzo a final de agosto y deben estar terminadas antes de que concluya el año La escuela es el gran pilar que permite al club aportar un ambiente de modernidad y de futuro

Así como la instalación, el propio club es un modelo a seguir en cuanto a implicación y esfuerzo. Llevan muchos años trabajando de forma desinteresada para que sus instalaciones mejoren y ofrecer un mayor y mejor espectáculo a los amantes de la modalidad de las tres paredes. En 2010 se llevó a cabo el cambio del techo, con una reforma integral que permitió aislar mejor la cancha del frío y del calor, así como la colocación de placas solares sobre este.

También se realizó el cambio de la iluminación y se pintaron las paredes, lo que supuso una mejora considerable en cuanto a visibilidad durante el juego.

Todas las acciones que el club ha llevado a cabo durante los últimos años han sido sinónimo de éxito, lo que conlleva muchas horas de trabajo y dedicación, y una estrategia concreta. «El día a día no existe porque el frontón valenciano está muy deteriorado. Nosotros hacemos partidas especiales y tenemos campeonatos locales a los que damos mucho apoyo», reflexiona Salva Bosch. Sin ir más lejos, la próxima semana se disputará la final del Trofeu Durà, en el que participan los mejores jugadores de frontón del momento. «Son las máximas figuras a nivel aficionado. Profesionales que jueguen más que ellos puede haber tres o cuatro», añade el directivo.

No tiene dudas respecto a la clave del éxito. «Nosotros tenemos una estructura interna muy fuerte y un buen grupo de trabajo. Hicimos una reestructuración del club, empezamos a hacer socios y a ofrecerles unos servicios, y partir de ahí no hemos parado de crecer. La escuela es muy importante porque arrastra a muchas mujeres y gente joven, y nos ofrece un ambiente diferente, de modernidad y de futuro», comenta. El compromiso y la implicación son también pilares clave, entre otros muchos. «Trabajando con seriedad es como nos hemos ganado el respeto», concluye.

Fotos

Vídeos