Pilota

La final de los reivindicados

Los seis pilotaris que se disputarán hoy la Lliga, en la presentación de la final. / Irene Marsilla
Los seis pilotaris que se disputarán hoy la Lliga, en la presentación de la final. / Irene Marsilla

Pere Roc II trata de revalidar hoy en Pelayo el título de Lliga logrado en 2017 | «Más que una presión es un síntoma de que las cosas salen bien», afirma el escaleter, que junto a Jesús y Carlos se mide a Francés, Javi y Bueno

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZA

«Cuando en la presentación se pidió que hicieran pronósticos, sólo Genovés II apostó por nosotros». Palabra de Javi, el mitger al que en el entorno de la escala i corda profesional se reconoce su habilidad para guiar a pilotaris jóvenes. La edición en que De la Vega debutó en la Copa, lo hizo con el mediero de Massalfassar. Ahora, en su primera competición como entidad gestora, la Fundació ha recurrido a él para que Francés y Bueno den el paso adelante definitivo. El de Petrer y el de Meliana encarnan la savia nueva en el trinquet. El punter es algo más mayor, pero ha peleado no sólo la oportunidad, sino que esta haya llegado con el premio de disputar una final de Lliga. Porque así se lo toma el trío. Como un regalo. Igual que sus rivales, Pere Roc II, Jesús y Carlos. Los seis pilotaris afrontan la vistosa partida de esta mañana fallera en el trinquet de Pelayo como una ocasión para reivindicarse.

El primero, el único que ha llegado a esta final del equipo campeón de 2017. «Para mí eso no es una presión, sino un síntoma de que estoy haciendo las cosas bien», afirmó Pere Roc II en la presentación de la partida. En la escala i corda profesional se habla mucho de las grandes figuras, Soro III y Puchol II, pero el alicantino se ha ganado a base de éxitos ocupar un puesto en ese club exclusivo. De hecho, fue finalista del Individual. Aquel día se vio superado por Soro III y hoy regresa a la catedral con el objetivo de encadenar dos entorchados de la Lliga pero también, aunque lo diga con la boca pequeña, proclamar que puede jugar en pareja como máximo referente que es: «Yo estoy a gusto en cualquier formación, pero no niego que me gustaría».

De momento, el hándicap que han tenido Pere Roc II, Jesús y Carlos ha sido el de la obligación del punter de hacer la ferida. «Es una presión extra, porque siempre haces algún fallito. Y has de sacar e ir para atrás. En la contra está Oltra, que siempre aprieta más que yo», afirma Carlos.

Hay quien dice que la final de hoy es de mitgers y califican a Jesús como el tapado. El de Silla, ausente algún tiempo de estas grandes citas, ya hizo un partidón en semifinales y quiere proclamar esta mañana que está ahí. Lo mismo que Javi. «Esta es mi quinta final y sólo he ganado una. A ver si mejoramos el porcentaje», desliza el gigantón de Massalfassar, líder del equipo con el que nadie contaba, que ha ido de menos a más y se ha colado en la partida por el título de Lliga.

El escaleter es Francés, un muchacho para quien el futuro ha llegado muy pronto. «De momento estoy tranquilo», decía a mitad de semana el resto de Petrer, a quien muchos califican como el sustituto de Miguel. Algo mayor que él pero el único debutante como titular, esta Lliga ha servido a Bueno para reivindicarse, quizás al que más. Para los seis el torneo ha sido un éxito, pero sólo tres escucharán hoy desde Pelayo la mascletà de la plaza del Ayuntamiento como campeones.

Ian se cita con Moltó

Ian y Moltó, como ya hicieron en el Individual, lucharán por la Lliga de raspall. Esta vez la batalla será en Bellreguard, el próximo domingo a las 11.30 horas. Ian, junto a Canari y Ricardet, se metió ayer en la finalen la que ya esperaban Moltó, Tonet IV y Lorja. El trío del campeón del mano a mano venció en La Llosa de Ranes a Guadi, Brisca y Miravalles (25-15) en una partida muy igualada y de buen nivel por parte de los seis pilotaris en liza.

Fotos

Vídeos