Las figuras se trasladan a la Plana

Puchol II juega una pelota junto a la escala.
Puchol II juega una pelota junto a la escala. / val net

Los finalistas del pasado Individual se midieron ayer en Sueca, donde el vigente campeón se impuso por 60-45 tras remontar y sumar siete juegos consecutivos El IX Trofeu Diputació de Castelló transcurrirá en Borriol, Borriana y Vila-real

JOSÉ A. MONTEAGUDO VALENCIA.

Aún no ha concluido una cita de relevancia y ya se vislumbra la siguiente. Además hay relación entre ambas. Se trata del torneo que conmemora las fiestas de Sueca y el Trofeu Diputació de Castelló. El primero toca a su fin y el segundo empieza. De hecho acaba de descubrir el cartel de su novena edición. En ambos se ha requerido la presencia de los mejores exponentes de la modalidad de escala i corda y de acuerdo al transcurso de uno se han confeccionado las eliminatorias del otro.

La cita que patrocina la entidad provincial también se completará con el formato corto de dos semifinales y la final. En la jornada inaugural del próximo sábado en Borriol estaba claro que a un lado de la cuerda formarían Pablo de Borriol, Javi y Héctor II. La contra, en pareja, dependía de la semifinal de ayer en Sueca. Como Puchol II se ha clasificado para la final del viernes, los contendientes serán Soro III y Santi.

La segunda eliminatoria se disputará el lunes en Borriana. Por un lado aparecen Marc, Pere y Bueno. Y en la contra, Puchol II, que de esta manera llegará con dos días de descanso, esta vez con Nacho como compañero. Con todo, el orden de los factores no hubiese alterado el producto ya que se trata de cuatro equipos de primer nivel. El título se decidirá el viernes 8 de septiembre en Vila-real.

En cuanto al torneo que se lleva a cabo en la Ribera, Puchol II y Carlos se impusieron ayer sobre Soro III y Tomás II por 60-45. Fue una partida por momentos extraña pero se presenció buen juego y sobre todo hubo mucha intensidad. En los compases iniciales prevaleció la contundencia de Soro III y Tomás II. Los tres primeros parciales fueron para ellos. Pegaban fuerte y con precisión. La diferencia era evidente, sobre todo delante, donde se concretaban los quinzes.

Y llegó la reacción, protagonizada por el lado más inesperado. Carlos entró en partida para convertirse en el revulsivo y en el mejor de la contienda. El de Genovés se multiplicaba para parar obuses y lanzarlos. Le salía todo y Puchol II le acompañaba como el número uno que es pero dejándole hacer, habida cuenta de su inspiración. Fueron siete juegos consecutivos, aunque peleados (50-30). Ya no hubo lugar para una segunda remontada, aunque Soro III se empeñó en ello.

Más

Fotos

Vídeos