Escultores de número uno

Escultores de número uno
Juan J. Monzó

Soro III y Pere Roc II han preparado de forma minuciosa el IndividualEl subcampeón ha profundizado en el aspecto mental y el de Benidorm ha incidido en la condición física de cara a la final del Individual

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Pere Roc II y Soro III cierran el círculo hoy en Pelayo (11.30 horas). Ha llegado el día por el que han trabajado durante todo un año. A Quico le costó unos días digerir la derrota ante Puchol II en la final de 2016. «Hay pocos aspectos positivos cuando pierdes una partida así, pero los hay y deben servirte para mejorar», afirma el tetracampeón del mano a mano. Encara su octava batalla por el Fris Grec de forma consecutiva, de las que ha ganado cuatro. La experiencia es su baza frente a la potencia del novato. Rodrigo llega con el ímpetu que da no haber alcanzado el cuarto de siglo y con el Individual como único título pendiente en un palmarés cada vez más copioso. «Yo creo que puedo ganar, pero a ver si no me puede la presión», admite. Escaleters diferentes pero con argumentos más que suficientes para conquistar la faixa roja que en los últimos doce meses ha lucido Puchol II.

En ese tiempo, Soro III ha pasado un duelo, se ha reconstruido y ha preparado el Individual con el único objetivo de recuperar el trono. «Quiero disfrutar de esta final», afirma. Se despoja de parte de la presión. Sabe que parte como favorito y desea deshacerse de lo que él puede controlar: de la ansiedad de la obligación de ganar.

Desde la escala le asesorarán dos catedráticos del mano a mano: Fageca y Álvaro, el 'plusmarquista' en este campeonato al acumular once entorchados en su carrera deportiva. La preparación física la ha realizado con Rubén Guijarro, con quien lleva trabajando más de una década. «Creo que la derrota le vino bien para descansar de esa presión de tener que demostrar cada día que es el número uno. Me ha sorprendido su capacidad de trabajo. Se levantó de inmediato y empezó a prepararse para el torneo», afirma.

Pere Roc II también espera cerrar hoy una etapa. En dos años ha pasado de ser un pilotari incómodo a una alternativa al mínimo descuido de las figuras. Asiduo a las finales, ya posee la Copa desde 2016 y en 2017 ha alzado la Lliga. Sabe que para subir el último peldaño le falta rubricar un gran Individual.

Quizás ya lo ha hecho, pero él quiere el premio gordo: alzar el título. Siempre asesorado por Santi de Finestrat a quien, esta mañana, le acompañará Roberto Monrabal. Curiosamente, ninguno de los dos es escaleter, para quienes suele estar reservada la gloria del mano a mano con la excepción de Grau. Ambos sueñan con que algún día, ellos u otro mitger, vuelva a gobernar entre los restos.

Sí ha cambiado Pere Roc II la preparación. Si Soro III ha incidido en el aspecto psicológico antes de centrarse en el entrenamiento, el alicantino ha centrado sus esfuerzos en la condición física. Hasta la final de la Copa le preparaba Toni Astorgano. Ahora se ha puesto en manos de Juanlu Mayor, asentado en Benidorm. «Hemos incidido en lo físico porque al final Rodri tiene diez años menos y eso puede ser determinante en la partida. Tenemos el plan, ahora falta que salga», asegura Mayor. Ambos han trabajado duro, pero la gloria será sólo para uno.

Más

Fotos

Vídeos