Pilota valenciana

El dilema de si las figuras juegan demasiadas partidas

Javi, durante la semifinal del Trofeu Villarreal CF. / funpival
Javi, durante la semifinal del Trofeu Villarreal CF. / funpival

La idea inicial de la Fundació es limitar la agenda de los mejores | Casos como la lesión de Javi dan una baza a quienes abogan por que los seleccionados para los trofeos no participen en el día a día

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZAValencia

La agenda de la pilota es un estresante crucigrama para quienes la elaboran. Hay que conciliar los intereses de los trinqueters -que quieren ofrecer la mejor partida posible- con la de los pilotaris, cuyos ingresos dependen en parte de las veces que se visten de blanco. Todos los actores de la vaqueta tienen claro que deben cuidar el producto, esto es, dotar de exclusividad a las apariciones de los mejores. Incluso coinciden en que estas deben ir hacia el fin de semana, cuando el público en general tiene más libertad para acudir al trinquet. Pero la realidad dice que adoptar esta medida no resulta para nada sencillo.

«A mí esta lesión me cuesta un buen pellizco», se lamentaba ayer Javi, que se pierde el desenlace del Trofeu Villarreal CF y que estará al menos 15 días de baja. Este percance aviva el debate y recrudece el dilema de su las figuras juegan demasiadas partidas al cabo del mes.

Con echar un vistazo a la agenda de esta semana, por ejemplo, llama la atención que los participantes del Trofeu Villarreal CF tienen en su mayoría compromisos en las 48 horas siguientes. Nacho incluso está anunciado en Pelayo el sábado. «A mí me viene bien tocar el trinquet. Esta lesión no ha sido por una sobrecarga y tampoco nos interesa quitarnos partidas. Las del día a día pueden suponer un 25% del sueldo y no podemos permitírnoslo. Además, si tienes que programarte un entrenamiento has de quedar con gente y supone un gasto en desplazamiento y en material», argumenta Javi.

La Fundació tiene claro que las figuras deben limitar sus apariciones, lo de ir al fin de semana y que haya trinquets de primera y de segunda. Así se pondría en valor el producto y se reduciría el riesgo de lesiones entre los pilotaris anunciados en los trofeos. Ahora el problema es aplicarlo y en ello están.

Por el momento, los trinqueters pelean por tener a los mejores porque son los que les generan más ingresos. Y los pilotaris argumentan que mientras su salario no sea mayor, les perjudica reducir sus apariciones. Pero todos coinciden que, por la salud de los deportistas y del producto, esta medida hay que adoptarla. La Fundació trabaja para resolver el crucigrama, al menos en parte, de cara al próximo año.

Apuesta por restos jóvenes

El último torneo en ver la luz ha sido el Mancomunicat de la Safor, que comienza el lunes en Xeraco y que ha cambiado de formato. Esta edición será similar al Diputació d'Alacant: un triangular y una final entre los dos mejores. El toque de distinción reside en la apuesta de restos jóvenes en la modalidad de raspall. Los tríos los integran Badenes, Coeter II y Canari; Montaner, Sanchis y Roberto; y Vercher, Brisca y Josep. Abren fuego los dos primeros. La primera fase se completa el miércoles en Piles y el martes siguiente en Oliva, mientras la final será el sábado 2 de junio en Bellreguard.

Fotos

Vídeos