Pilota

Comienza la pugna por la faixa roja

Moltó, campeón de las dos últimas ediciones del Individual de raspall, ejecuta un saque en la final del año pasado.
Moltó, campeón de las dos últimas ediciones del Individual de raspall, ejecuta un saque en la final del año pasado. / LP

Puchol II, en escala i corda, y Moltó, en raspall, defienden el título en unos campeonatos con un amplio abanico de aspirantes Sueca y Piles acogen las primeras partidas de la fase previa de los individuales

JOSÉ A. MONTEAGUDOValencia

Puede que no sea del todo objetivo designar al campeón individual como el número uno de su modalidad. Ese es un privilegio que se debe adquirir y conquistar durante los doce meses. O al menos durante buena parte del año, destacando también en el resto de competiciones. Pero, sin lugar a dudas, la del mano a mano es la competición más emblemática; tiene magia. El vencedor, el número uno, se distinguirá como tal hasta la próxima edición vistiendo siempre con la faixa roja, el color de los campeones. Ha llegado el momento de pugnar por el título que defenderán Puchol II y Moltó, que sí han demostrado ser los mejores en sus respectivas disciplinas. Ambos aparecen al frente de la gran mayoría de los pronósticos. Son los rivales a batir.

El de Vinalesa y por lo que respecta a la competición de escala i corda tendrá en Soro III a su principal rival. Eso dice la teoría. La práctica, seguramente también, ya que el de Massamagrell es el gran dominador de los últimos años. Cuatro títulos le avalan. Aunque Pere Roc II, que hasta la fecha no ha destacado especialmente en este torneo, está en un momento sublime. Y viene de largo. Este año se ha destapado como campeón y quiere, al menos, saber qué se siente al jugar la final. Marc es otro de los jóvenes que ha dado un paso al frente. En todas las ediciones ha escalado posiciones. El año pasado se quedó en semifinales y la jugó lesionado. Los románticos apostarán por Genovés II. Él se descarta de la lucha por el cetro. Dice que aún no está al nivel que se requiere. Pero también señala que la ilusión es máxima. Eso basta para tenerle en cuenta. Estos son los nombres que más suenan, pero no son los únicos. Miguel es un gran especialista, Fageca ha vuelto y Santi de Finestrat hizo sudar sangre a Puchol II en la pasada edición del campeonato.

En el raspall, la supremacía de Moltó en el Individual parece más evidente. Hace un año ganó con autoridad y el anterior doblegó al mejor en la historia de la competición y probablemente de todos los tiempos, Waldo. Con Punxa en el dique seco por lesión, Sergio e Ian parecen las alternativas más firmes. En la pasada edición fueron sus víctimas en semifinales y la final. Pero ojo, esta disciplina también ha recuperado a otro ilustre, Marrahí, que precedió a Moltó en el trono y durante dos temporadas no ha podido defender el título por distintas lesiones. Es un caso parecido al de Genovés II. Aún no está a su mejor nivel, pero manos tiene de sobra para luchar de nuevo por llegar a lo más alto.

Pero para ver en acción a esta pléyade de figuras habrá que esperar a las rondas finales. El viernes comienza la fase previa de las dos disciplinas. Será en Piles y Sueca. Ahora entran en liza manomanistas menos curtidos, en su mayoría componentes de la nueva hornada y que buscan ir escalando posiciones.

También el viernes, pero en el trinquet de Genovés, comenzará la segunda edición del Trofeu Mixt Masymas. Es uno de los torneos que en realidad son dos paralelos en las modalidades de raspall y escala i corda. Participan doce equipos con los mejores profesionales. El cartel es su fuerte así como el hecho de reunir en la mayoría de las jornadas a las dos aficiones para presenciar las partidas.

Fotos

Vídeos