Carlos y Tomàs II, a punto para 2018

Carlos, durante la final del Trofeu de Nadal que ganó en Nochevieja en Benidorm. / val net
Carlos, durante la final del Trofeu de Nadal que ganó en Nochevieja en Benidorm. / val net

Los dos delanteros han despedido el año ganando torneos y cerca de su mejor nivelEl pilotari de Genovés, al igual que el de Xaló y Monrabal, aspiran a tener más oportunidades de jugar como mitgers

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

«Está claro que quien manda es el resto, pero los punters no siempre estamos valorados. Se dice que no somos decisivos, aunque a mí es una posición en la que me encanta jugar», indica Tomàs II. «Si cometes un par de fallos y se pierde la partida, se comenta que ha sucedido por eso. Pero si aciertas, pasa desapercibido», lamenta Carlos. Ambos delanteros realizan estas reflexiones por separado. Es la soledad del pilotari que está junto a la cuerda, a la caza de la vaqueta que pasa cerca de él. En una décima de segundo ha de reaccionar y un microscópìco detalle separa el quinze a favor del error. Más presión tienen todavía a la hora de hacer la ferida. Tanto el de Genovés como el de Xaló se han acostumbrado a esa vida sobre el filo de la navaja y afrontan con ilusión el nuevo año.

No es para menos, después de haber despedido 2017 cerca de su mejor nivel y levantando títulos. El último en triunfar fue Carlos, que en la mañana de Nochevieja levantó el Trofeu de Nadal de Benidorm. Miguel, Héctor y el punter de Genovés fueron capaces de tumbar en el último juego (60-55) y en casa a Pere Roc II, que formaba equipo con Santi. «Estoy contento por cómo he acabado 2017», indica Carlos, finalista también del Trofeu de Mestres en Pelayo. «Estamos todos pendientes de qué va a pasar con la Fundación, pero parece que se va a un modelo con pocos contratados. A mí me gustaría tener más oportunidades de jugar en el medio. Cuando lo he hecho, he rendido», añade.

Ganó el Trofeu de Festes de Sueca como mitger con Puchol II. «Desde entonces he jugado alguna partida del día a día, pero los torneos, de punter», señala Carlos, que es maestro y compagina la pilota con la preparación de las oposiciones y el trabajo en el comedor de un colegio. Tomàs II ha acabado 2017 cerca de su mejor nivel después de un año para olvidar: primero tuvo que pasar por el quirófano y, cuando se había recuperado de la lesión, tuvo otra en la columna. «No es que me impidiera jugar a pilota, sino que muchos días tampoco era capaz de conducir», precisa. Esta dolencia se la trató con tratamiento de fisioterapia y fortalecimiento muscular. «Ahora ya estoy bien», recalca.

Tomàs II ha superado dos lesiones: «Me quedo con el nivel que he tenido a partir de septiembre»

El pilotari de Xaló está satisfecho. Ganó junto a Ferrer el Trofeu de Joves que por segundo año se ha celebrado en Vila-real y Borriana. «Me quedo con el nivel que he tenido a partir de septiembre. He estado siempre cerca de las finales en los trofeos», analiza. Tomàs II y Carlos son los punters de referencia de la escala i corda, un estatus que por títulos también merece Monrabal. Como ellos, el de Vilamarxant también reclama oportunidades como mitger, demarcación en la que es el campeón de Copa.

«Es cierto que los mitgers que hay ahora están a un gran nivel. Por ejemplo, Félix es veterano pero está mejor que nunca», admite Tomàs II. El de Xaló, Nacho -que sí se ha labrado más oportunidades en el medio- y Carlos pueden volver a reivindicarse estos días en el Trofeu José Luis López. Tomàs II lo hará el domingo de mitger en Bellreguard ante un trío en el que está Monrabal. Los cuatro se sienten a punto para dar el salto en 2018.

Fotos

Vídeos