Las Provincias

UN CAFÉ EN PELAYO CON...

Félix Peñarrubia: «Que Grau no esté en la galería de Pelayo es para pegarse cabezazos»

  • «Me prepararía el Individual si lo pagasen igual que a los escaleters. Me habría hecho ilusión jugarlo y claro que podríamos ganarlo», asegura el pilotari

  • «Después de Genovés creo que no ha habido otro con más facultades que él. Tan figuras son los restos como los mitgers»

valencia. Félix lamenta durante la sesión fotográfica la marca que aún tiene en la cara. Viene de lejos. De caída que sufrió con la bicicleta en la víspera de la final del Trofeu de Mestres, que ganó en la Catedral. «¡Pues ahora tendré que pegarme otra!», bromea. El mitger de la Marina Alta reconoce que está ilusionado ante la serie definitiva por la Lliga Professional. Es el único de los cinco finalistas que aún no había pasado por este foro.

«En principio tenemos la ventaja de que somos dos contra tres, y cuando juegas en pareja has de estar perfecto», admite Félix. Junto a Pere Roc II y Monrabal irá el jueves a entrenarse a Sueca, sede del primer asalto de la final de la Lliga, que se disputa en modo playoff al mejor de tres: «Es un trinquet que tocamos menos y eso es un inconveniente. Pero se nos da bien y Adrián lo tiene impecable».

No le sucede lo mismo con Pelayo, donde es raro que se encadenen muchos carteles sin anunciar a Félix. «Antes era de los que menos iba, pero con José Luis López ha cambiado. Querría haber jugado una partida antes de la final, pero no ha podido ser. Da igual, es un trinquet que conocemos de sobra».

Hablando de la preparación para la final, Félix prefiere seguir con la rutina habitual de partidas. Por ejemplo, en estas jornadas previas al primer asalto, mañana está anunciado en Massamagrell. Veterano ya entre los profesionales, subraya que la forma de modelar a los pilotaris ha cambiado. «¡Claro que se ha profesionalizado! Si te enseño una agenda de 2003, tenía cinco o seis partidas a la semana. Así era imposible prepararse. Lo primero es limitar el número de partidas», comenta. Ahora se entrena, y lo hace bajo la tutela de Manel Reig: «Me encanta, porque a él también le gusta la pilota. Hago pesas con él y me calcula el descanso». Félix reside en Murla, por donde sale a correr y se ejercita en el trinquet: «La verdad es que se vive de categoría, sobre todo por los niños que pueden irse en bici por el pueblo sin que te preocupes».

Su hijo Félix tiene nueve años y ya le ha entrado el gusanillo de ser pilotari. «Lo hace bien y tienen un buen equipo en Ondara. Él me dice que quiere ser profesional y yo le contesto que eso ya vendrá, pero que estudie. Es lo primero», subraya Félix a modo de consejo para cualquiera que desee dedicarse a la vaqueta. Habla, eso sí, con orgullo de padre, como soñando con que la historia se repita. Él mismo vistió de blanco gracias a que su padre fue jugador aficionado.

Volviendo a la realidad, admite que casi todos los problemas de la pilota profesional están relacionados con lo poco que cobran los jugadores. Entra, por ejemplo, de lleno en el debate de las galerías prohibidas. Admite que era lo único que daba un valor añadido a las partidas de la Lliga: «Antes si querías ver galerías prohibidas tenías que ir a una partida del Circuit. Ahora no».

Sin embargo, Félix Peñarrubia se muestra partidario de una de las medidas impuestas en la escala i corda y que tiene el rechazo de muchos de sus compañeros. «Me dicen que estoy idiota, pero a mí me gusta. Yo creo que todo está en lo que cobras. Debería estar mejor pagado. Es como si a un albañil le dijeras que ha de trabajar tres horas más al día pero que tendrá el mismo salario», comenta el mitger de Dénia.

Y precisamente ahí, en su demarcación, vuelve a poner el dedo en la llaga. Expresa su amargura por el menor reconocimiento de los medieros con respecto a los restos. Lo hace cuando se le pregunta si no disputará nunca el Individual. «Hay diferencia económica entre el resto y el mitger, y muchas veces se dice que es porque ellos disputan el mano a mano. Cuando pides que te paguen lo mismo por jugarlo, te dicen que no puede ser. A mí me hubiera hecho ilusión disputarlo y creo que podemos ganarlo. Los escaleters tienen el dau, pero nosotros otras cosas como la volea. Y el dau se puede preparar», comenta Félix.

Pone como ejemplo a Grau: «¡Claro que se les puede ganar! Él logró un Individual ante Álvaro». A Félix le indigna la ausencia de un mitger en la galería de la fama de Pelayo. «Que ahí no esté Grau es para pegarse cabezazos. Tenía unas facultades que después de Genovés no he visto nada igual», proclama para apostillar: «Tan figura es el número uno de los restos como el de los mitgers, pero no se nos considera así en muchos aspectos y no lo entiendo».