Las Provincias

UN CAFÉ EN PELAYO CON...

Paco Barceló: «La sociedad ha cambiado y la pilota lleva 20 años en lo mismo»

  • Paco Barceló, coordinardor del equipo de pilota en la Comunitat Valenciana: «Hay que felicitar a los clubes, a los trinqueters, a la Federació y a los jugadores por su trabajo para conservar algo tan nuestro»

A Paco Barceló le apasiona la pilota desde pequeño. Se crió por las calles del Cabanyal jugando con sus amigos con las pelotas de badana que le compraba su abuelo. En la Universitat de València empezó a organizar competiciones internas por inercia. Por el 50 aniversario de la entidad, presentó junto Juan Carlos Alabau, Ernest Añó, Sergi Arribas, Eugeni García, Josep Íñigo y Carlos Meseguer un proyecto para fomentar la pilota. Editaron tres números de un periódico, organizaron partidas en los campus y una con las primeras figuras de la escala i corda del momento en Pelayo. «Queríamos hacer una de raspall, pero nos quedamos sin dinero», comenta, en referencia a la subvención que les concedió el propio ente educativo. Barceló, que trabaja de auxiliar de servicios en el pabellón Universitari, propuso seguir fomentando el deporte autóctono, le contestaron de forma afirmativa, y en ello sigue.

«No había nadie y teníamos dos frontones de categoría», recuerda sobre los inicios. La Universitat de València acaba de ganar el campeonato interuniversitario, que organiza la Católica. Paco Barceló es el coordinador de pilota. «El Del Bosque», apunta con sorna. En el equipo ha contado con Puchol II, Ricard, Noelia Puertes o Sacha. Este curso han sido 24 personas las que han practicado el deporte de la vaquetas en la Universitat.

«Los de equipo arrasan, con respecto a los individuales no está mal», indica Paco Barceló, que sin embargo subraya que estos datos no son positivos. «Entre estudiantes y el resto de la comunidad educativa hay 60.000 personas. En teoría ahí está la élite cultural de la sociedad valenciana y la pilota sólo atrae a 24», comenta. Pese a ello, pone en valor el trabajo que se está realizando: «Por ejemplo, se consiguió reenganchar a Miravalles, que ahora está jugando como profesional del raspall».

Para Paco Barceló, este dato no es más que la punta de un iceberg. «No es que se esté trabajando mal. Hay mucha gente que lo está haciendo y mucho de puertas para dentro. El problema es fuera, la pilota no es mayoría ni en los valencianoparlantes», señala. «A ver, y dentro de todo eso, insisto en que hay que felicitar a los clubes de muchos pueblos, a los trinqueters, a la Federació y a los jugadores por su labor para tratar de conservar algo tan nuestro como es este deporte».

Paco Barceló considera que la vaqueta ha de adaptarse a los nuevos tiempos. «La sociedad ha cambiado y la pilota lleva 20 años en lo mismo. La gente va por inercia al trinquet, no sabe si la partida es del día a día o de un campeonato. Se habla de dignificar. Pues una medida para ello es a través de un calendario digno y eso no cuesta ni un euro», comenta. En cierto modo, aplaude la medida de trasladar las confrontaciones oficiales al fin de semana: «Antes el jubilado era el amo en casa y se iba a donde quería. Ahora recoge a los nietos del colegio. ¿Quién puede ir al trinquet hoy en día a las 4 de la tarde?».

Otro aspecto en el que profundiza es en el de dar a conocer la pilota. Percibe que los nuevos universitarios no saben de ella. «Los niños aprenden con refuerzo. Si haces un programa y les hablas de pilota pero no hay continuidad, ¿qué sentido tiene?», proclama Paco Barceló, quien ilustra su teoría con un símil: «Esto es como si reúnes a los mejores matemáticos, te dedicas una semana a hablar de la división, y ya no volvemos a decir nada al respecto. Pues eso es Pilota a l'Escola».

En opinión de Barceló, la estrategia para difundir la pilota es a través de las extraescolares. «No se puede imponer esa responsabilidad a los docentes. La pilota ha de hacer lo que les funciona a otros deportes minoritarios. Que el niño pueda hacer pilota en el patio de la escuela y al padre no le suponga ningún problema. Por ejemplo, en Almàssera hay un club de patinaje y han llegado a un acuerdo con el Ampa para difundirlo en Foios», argumenta.

Barceló, por último, cree que el one wall ofrece una oportunidad para dar a conocer la pilota entre los castellanoparlantes. «Igual estamos ante un tren y si no lo cogemos, pasará de largo y lo tomará otro. Hay gente con condiciones para triunfar en el one wall y como guste en EE UU y entre una marca fuerte a apoyarlo... Irán es una potencia mundial en taekwondo y es porque tienen un juego popular con apuestas y todo de darse patadas», apostilla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate