Las Provincias

El debate de si la galería de la fama debe incluir chicas

Galería de la fama del trinquet de Pelayo. :: m. r.
Galería de la fama del trinquet de Pelayo. :: m. r.
  • Ana de Borbotó es la principal candidata entre los partidarios

  • La idea de colocar retratos de mujeres pilotaris en Pelayo aviva la polémica sobre qué figuras no han recibido todavía el merecido homenaje

El movimiento que reivindica la presencia igualitaria de la mujer en el trinquet no deja de crecer. A decir verdad, nadie vinculado a la pilota ha alzado la voz diciendo lo contrario. Es más, se considera la vertiente femenina como una pieza clave para la modernización del deporte autóctono. Hay flecos, sin embargo, que sí generan ciertos debates o polémicas. Esta semana se ha abierto uno que el jueves, durante las semifinales del Trofeu de Falles de raspall femenino, estaba muy vivo: la necesidad de que la galería de la fama de Pelayo incluya mujeres.

Esta fue creada por Arturo Tuzón, anterior trinqueter de la Catedral. Colocó a los pilotaris que, a su juicio, han marcado la historia de la escala i corda, modalidad a la que habitualmente se juega en Pelayo. Él se decantó por Nel de Murla, Quart, Juliet, Rovellet y Paco Genovés. Esta elección ha generado ya en los últimos años alguna polémica: ¿Por qué no está Álvaro, pilotari con más individuales? ¿Por qué no hay ningún mitger, cuando algunos como Grau o Sarasol II son imprescindibles en la historia de la pilota? ¿Se ha ganado ya el derecho de estar Soro III?

Estas preguntas se han desempolvado entre quienes piensan que ninguna mujer se ha ganado todavía el derecho de que su retrato esté junto al de Paco Genovés. Por contra, los defensores de la propuesta abogan por colocar a Ana Giner de Borbotó, pionera de la pilota femenina, ganadora de numerosos trofeos en diversas modalidades, y modelo para la generación de mujeres que actualmente están irrumpiendo con fuerza en el trinquet.

La propuesta agrada a las instituciones, especialmente en la Generalitat. Sin embargo, se entiende que hoy por hoy Pelayo es un espacio privado. No hay prisa por reformar la galería de la fama, pues cualquier decisión supondría pisar un avispero. La gerencia del trinquet, eso sí, se expresa a favor de buscar un espacio donde se reconozca a las mujeres con una trayectoria relevante en la pilota.