Las Provincias

La Generalitat afirma que cumplirá con Pelayo

  • La conselleria defiende que no tenía presupuesto para este año

  • Desde el área de Deportes aseguran que José Luis López conoce la situación y en la Diputación esperan informes para pagar

La situación del trinquet de Pelayo, la Catedral de la pilota valenciana, es el paradigma del compromiso inicial de las administraciones públicas para salvar el recinto y la posterior demora de la aportación de esa ayuda. El recinto deportivo más antiguo de la ciudad de Valencia, con casi 150 años de historia, sigue viva gracias a la aportación del empresario José Luis López, que ha ejercido como mecenas para evitar que la persiana del trinquet se bajara casi para siempre.

López ha puesto más de 600.000 euros de su bolsillo para comprar la instalación, que era propiedad de un particular. El compromiso de la administración era el de crear un consorcio para que Pelayo fuera público en unos años y mientras tanto habría una aportación del Ayuntamiento, la Diputación y la Generalitat para mantener la actividad. La paciencia de López se agotó el pasado martes cuando a través de un comunicado desveló que ni la Generalitat ni la Diputación han cumplido con su parte. Sólo el Ayuntamiento ha aportado los 20.000 euros pactados.

Desde la conselleria de Cultura, Educación y Deporte reconocieron ayer las fuentes consultadas que existe esa deuda de 20.000 euros aunque de inmediato apuntaron que se va a abonar según lo pactado. Desde la Generalitat afirmaron que al firmarse el acuerdo en octubre no existía una partida presupuestaria específica para cubrir el acuerdo rubricado con López para salvar Pelayo, por lo que se incluirá en las cuentas del próximo ejercicio y que así se lo hicieron saber al empresario. Es cierto que a lo largo del año se podría haber incluido en una modificación presupuestaria, aunque el Ejecutivo no lo ha considerado.

Mientras tanto, desde la Diputación de Valencia no fueron tan claros y se limitaron a señalar que esperan un informe de la intervención para determinar los motivos por los que no se ha hecho frente al pago de los 20.000 euros acordados para hacer frente a la actividad del trinquet de Pelayo, que ha soportado el empresario.