Las Provincias

Víctor echa el cierre a la 'Generación de Pelayo'

Víctor, en un momento de la partida que disputó ayer en Pelayo. :: jesús signes
Víctor, en un momento de la partida que disputó ayer en Pelayo. :: jesús signes
  • «Querría que fuese una constante que hubiera jugadores de aquí, es una pena que Valencia no tenga ningún pilotari», admite tras su homenaje

  • El resto se retira en la Catedral, donde se estrenó hace 26 años

Entre finales de los 80 y principio de los 90, un grupo de chavales dio vida a Pelayo. Más pendientes de la vaqueta que de los libros de texto, aquellos muchachos crecieron entre las paredes del céntrico trinquet. Vivían a escasos metros de la Catedral y mataban las horas, las libres y cualquiera que pudieran arañar, jugando a pilota. De aquellos chicos surgió una generación que desde ayer forma parte de la historia del deporte autóctono. Con la retirada de Víctor, Valencia se queda sin ningún profesional después de muchísimo tiempo.

Los Tino, Pedro, Peluco. no quisieron perderse el homenaje a un jugador que con 41 primaveras se retira después de 26 años como profesional. «Aún podría jugar y quería irme así. Prefería que no dejasen de llamarme porque ya no estuviese en condiciones», comentaba ayer Víctor antes de ducharse después de su última partida del sábado en Pelayo. En ese vestuario estaban sus amigos, los mismos con los que más tarde se tomó fotografías en el bar. Ahora todos se han retirado. Pedro, por ejemplo, no lo ha hecho de forma oficial, pero desde hace meses no juega ninguna partida de nivel. «A mí no me gustan los homenajes», afirma el hoy vicepresidente de la Federació.

Esta y otras entidades entregaron obsequios a Víctor junto a la escala de Pelayo. El reconocimiento se produjo tras esa última partida. Emotiva y atractiva para los aficionados más románticos: Víctor, Sarasol II y Álvaro contra Pedro, Tato y Peluco. Ganaron los segundos. Pero eso era lo de menos. Tras despedir al último producto de Pelayo, la vida continúa. El próximo fin de semana comienza el Individual: la primera fase se disputa entre el viernes (Vilamarxant) y el sábado (Pedreguer). La catedral abrirá tres días esta semana, pues el domingo se ha preparado una partida especial por el 9 d'octubre: Soro, Pere y Héctor II contra Puchol II, Javi y Carlos.

Se están dando pasos para revitalizar la pilota, pero lo cierto es que el homenaje de ayer proclama una imperiosa necesidad de trabajar la base. «Querría que fuese una constante que surgieran jugadores de aquí, es una pena que Valencia no tenga ningún pilotari», lamentaba el propio Víctor, que apuntó: «Hubo un tiempo en que Pelayo y Genovés sacaban a las principales figuras». Tiempos pasados. La pilota se enfrenta al futuro. Emilio Llopis, trinqueter de Bellreguard, lanzó la propuesta de intentar que haya un pilotari de origen asiático, para tratar de atraer a la comunidad que reside en los alrededores de la Catedral. «Yo creo que si lo hubiera, el trinquet se llenaba. Y puede que fuera la solución para la caída de las apuestas», deslizó medio en broma Víctor.

Pero aparte de las ideas, de lo que se hablaba en los corrillos, muchos y constantes durante toda la tarde, era precisamente de la necesidad de romper cuanto antes el candado que ayer echó Víctor. Si no con una generación, con una escuela de la que surja algún pilotari. «José Luis López tiene ilusión, esperamos que la pueda poner en marcha», comentó con algo de esperanza el ya expilotari. Se han colocado carteles y se ha recibido alguna llamada, pero muy pocas. Hace falta promocionar esa escuela. Darla a conocer, como al deporte autóctono en general.