Ultrafondista por ir a visitar a su hermana

Toni Pont. / lp
Toni Pont. / lp

«Para llegar a Brescia recorrí 1.700 kilómetros en siete días», afirma Toni Pont, que busca proclamarse campeón de España en Cheste

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Toni practicaba atletismo. Como sus hermanos, Félix y Mónica. Ella es todavía la plusmarquista autonómica en maratón, con aquel 2.27.53 que sueña rebajar algún día Marta Esteban. En aquellos tiempos, en los 90, Toni hacía de liebre de Mónica Pont. Ahora ella reside en Italia, concretamente en Brescia. «Yo aterricé en el ciclismo de ultrafondo hace dos años por casualidad. Porque iba a ir a verla y me propuse ir en bicicleta», asegura Toni Pont, que aspira hasta a tres títulos en las 24 horas Cyclo Circuit que arrancan hoy (13.30) en Cheste.

«Para llegar a Brescia tuve que recorrer 1.700 kilómetros en bicicleta. En la primera jornada llegué hasta L'Ampolla, hice 270 kilómetros. Creía que al día siguiente no podría ni moverme, pero me hice otros 200. Y al siguiente igual, cada día iba mejor», asevera Toni Pont. Su gen competitivo hizo el resto, hasta el punto de, en sólo dos años, poner en jaque al campeón de España en ultrafondo, el vasco Julián Sanz.

Este fin de semana, ambos se batirán en el único escenario en el que el campeón de España ha batido al de Albaida: en el Circuit de Cheste. Toni Pont se impuso a Sanz en tres de las cuatro citas de la Copa de España de 2016. El valenciano está a punto de revalidar este título: lleva de nuevo tres victorias e, incluso si tuviese que retirarse, su rival debería ganar con récord personal.

El gran reto, por lo tanto, parece estar en el triplete. Por una parte, el Gran Premio de Cheste. Pero es que la cita en sí encierra otros dos objetivos más suculentos: vencer implica arrebatar el título de campeón de España a Julián Sanz y tomarse la revancha con el vasco sobre la edición del año pasado.

«La verdad es que estoy a final de temporada», subraya Pont, que ha renunciado al Europeo de Eslovenia: «Yo para recuperarme de cada carrera necesito 15 días, e ir a arrastrarme es tontería». Ahora dedicará tiempo a descansar y a perseguir sus próximos retos. «Por el momento tengo el apoyo de mi familia. También quiero agradecer el respaldo de Alfarrasí», indica.

A los 40 años, Pont tiene en sus manos pelear por la Copa del Mundo: ha ganado algunas de las pruebas pero no ha puntuado por temas burocráticos, ya que carece de la licencia para aparecer en la clasificación. Además, en un futuro quiere afrontar la Race Across America, una carrera que recorre Estados Unidos desde la costa oeste a la este: «No sé si podré hacerlo, porque son 4.900 kilómetros, aunque estoy dispuesto a pelear por ello. También era complicado ganar la Copa de España tras en tan poco tiempo practicando ultrafondo». De momento, su batalla con Sanz es uno de los atractivos de las 24 horas Cyclo Circuit, que se ha consolidado como prueba de referencia en la modalidad.

Fotos

Vídeos