Aspar: «Ángel Nieto lo ha sido todo, en lo personal y lo deportivo»

Ángel Nieto, al lado de su hijo Pablo, cuando corría con el Aspar Team, junto a Jorge Martínez 'Aspar'. / reuters/ALBERT GEA

«La primera carrera que luché con él fue en Jerez. Me hizo una picardía de las suyas, me estrellé con las balas de paja y luego me pegó una bronca» «Me acogió en su casa», recuerda Jorge Martínez 'Aspar'

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

A Jorge Martínez 'Aspar' le va a costar centrarse este fin de semana en Brno. Todo le va a recordar a Ángel Nieto. Si compañero, su rival, su socio... su amigo. «¿Una anécdota? Podría escribir un libro», comenta en una de las muchas veces que se le quiebra la voz a lo largo de la conversación. «Me ha ayudado mucho. Lo ha sido todo en lo personal y en lo deportivo», subraya el alcireño.

Ángel Nieto ha estado siempre muy presente en la vida deportiva de Aspar. Desde que empezó a correr en citas importantes. «Recuerdo la primera, en 1981 en el circuito urbano de Jerez. Yo iba con una moto que me prestó Ricardo Tormo. En una frenada me hizo una picardía de las suyas y yo me fui contra una bala de paja. Luego vino a echarme la bronca. Me decía que si pilotaba así me podía hacer daño», relata: «Era muy pícaro y tenía una gran personalidad».

La relación entre ambos pilotos llegó a ser muy estrecha. «Me acogió en su casa», señala Aspar. Luego el valenciano devolvió el favor al mito, cuando su hijo Gelete Nieto decidió ser piloto. «Me pidió que estuviera conmigo. Ganó el GP de Portugal de 125. Su sobrino Fonsi Nieto fue subcampeón del mundo con nosotros. Hemos tenido una relación muy grande», indica.

Esto hizo inevitable que se produjeran roces entre ambos. Uno de ellos fue deportivo. «Mi primer título de campeón del mundo me lo jugué con él, en 1986. Entonces él era Dios en el motociclismo. Se cayó y sufrió una fractura en la que fue su última carrera», señala. «Fueron unos años muy intensos en todos los sentidos. Esos y los posteriores, cuando Fonsi, Gelete y Pablo estuvieron en el Aspar Team», recalca.

«Me ayudó muchísimo en lo deportivo», incide. Y también estuvieron un par de veces algún tiempo sin hablarse. «A partir de 1992 me volqué en el proyecto del circuito de Cheste. Él no lo comprendió y estuvo enfadado conmigo», admite Aspar. También tuvieron sus más y sus menos cuando el valenciano negoció con el dueño de Derbi sin habérselo comunicado, o cuando se negó a dejarse ganar por Champi Herreros en un Campeonato de España, a pesar de que Nieto se lo había pedido. «Me dijo: 'Te voy a llevar de fiesta en Jerez y te vencerá'», recuerda el expiloto valenciano.

«Éramos dos personas con mucho carácter y personalidad, pero ya te digo que me ayudó mucho y le tengo un cariño brutal», reiteraba ayer Aspar, que llegado un momento apenas podía articular palabra. «He hablado con la familia y no se lo explican. Ha sido un golpe brutal e inesperado. ¡Pero si estaba mejorando! A partir de las 3 de la mañana no saben lo que ha sucedido... están destrozados», concluye.

Aspar echará de menos a Nieto para siempre. También se notará su vacío en cada paddock. El poblado nómada de las dos ruedas era su casa. Amaba cada circuito. «Cheste ha de seguir, es una joyita», afirmó en 2013 cuando la continuidad del GP de la Comunitat estuvo en entredicho: «Valencia es una tierra de grandes campeones. Yo corrí por las calles de Cullera. En mi época pilotar era peligroso», dijo entonces.

Más

Fotos

Vídeos