GP de Aragón

Y Rossi completó el milagro

Rossi, por delante de Márquez y Dovizioso. /Antonio García (Efe)
Rossi, por delante de Márquez y Dovizioso. / Antonio García (Efe)

Los pilotos del circuito se rinden al italiano, que con 38 años realizó una carrera soberbia pese a que tuvo muchos dolores durante la carrera

BORJA GONZÁLEZALCAÑIZ (TERUEL)

Cuando a finales de agosto saltó la noticia de la lesión de Valentino Rossi entrenando, con la posterior operación, quedó claro que si el italiano tenía alguna opción de título la había perdido. Eso y que mucho iba a tener que apretar para llegar a la carrera de Japón, que se disputará a mediados de octubre. El baremo eran los algo más de 40 días que necesitó para recuperarse de una lesión similar -ésta más grave- en 2010. Un regreso que, aún así, tenía sus complicaciones. El largo viaje a Asia, y tener que enlazar otras dos semanas de acumular kilómetros para pasar por Australia y Malasia, algo que no le iba a ayudar en su recuperación. Ausente en Misano, el panorama se aclaró aún más. La victoria de Marc Márquez y los buenos resultados de Maverick Viñales y Andrea Dovizioso en una carrera trampa por la lluvia, en una pista con un asfalto muy deslizante, dejaban ya sí casi sin opciones de pelear el Mundial al astro italiano. Por matemáticas y porque iba a necesitar el fallo de no uno si no tres pilotos. Con esta situación, más el anuncio por parte de Yamaha de que en Aragón le iba a suplir el piloto de Superbikes Michael Van der Mark, la cosa quedaba más clara. Pero Rossi sorprendió al mundo. Se subió a una moto de calle -una Yamaha M1, de tamaño parecido al de su MotoGP- el lunes anterior al inicio del Gran Premio de Aragón; el martes repitió la prueba, aunque esa vez acumulando muchas más vueltas. Un test que le llevó a decidir probarse en la cita española, siempre con Van der Mark esperando en el banquillo por si la cosa no funcionaba. Aunque el holandés terminó como un mero espectador en Alcañiz.

Más información

¿Por qué un piloto de 38 años, multimillonario, con una carrera deportiva brillantísima, sin apenas opciones al título, quiso asumir ese riesgo? Una pregunta difícil de contestar. Porque él mismo sólo apeló a la pasión y a la frustración que le supuso no poder correr en casa. Y a sus ganas de seguir al máximo nivel. «Creo que al final tomé la decisión correcta, he arriesgado un poco viniendo aquí pero sabía que perderme otra carrera habría significado perder también tiempo antes de conseguir otra vez un buen nivel de forma. Ahora puedo decir que estoy orgulloso y feliz pensando que una semana antes ni siquiera sabía si podría correr, no podía esperar terminar quinto». A Rossi le dio tiempo a adelantar a otros pilotos, a intentar alcanzar a Jorge Lorenzo cuando este lideraba la carrera, a tener duelos con Márquez, su compañero Maverick Viñales y con Dani Pedrosa, con el que tuvo un cruce de declaraciones después de la carrera tras unas quejas del español por el roce que tuvieron en pista. Y a considerar que la 'culpa' por no estar en el podio no había sido de la pierna, si no de su Yamaha, que evidenció de nuevo problemas que parecían olvidados. «Bueno, en las últimas siete u ocho vueltas sentía dolor, me notaba cansado, pero no me he rendido porque sabía que había un grupo de pilotos detrás y si hubiese bajado el ritmo habría terminado décimo. Pero el desgaste del neumático trasero ha sido un límite grande y en cualquier situación habría supuesto un problema al final de la carrera, Ducati y Honda son mejores en esa fase. Si hubiese estado al cien por cien de forma habría sido un poco más rápido, aunque no demasiado». Una explicación técnica a un resultado brillante, un quinto impensable hace una semana que adornó con un puesto en la primera línea de la parrilla de salida.

«Me enfadé mucho cuando fui consciente de que me tenía que saltar la carrera de Misano y que no iba a poder luchar por el campeonato. Ahora me siento feliz porque he vuelto a correr y también a mi vida del día a día y todo ha regresado a la normalidad. Todavía tengo muchas ganas de correr, me he tomado esta situación con calma, sin meterme presión. Y estoy muy contento con cómo ha reaccionado mi cuerpo». El logro de Rossi, por supuesto, no pasó desapercibido para sus rivales, que no dudaron en mostrar su asombro a lo largo del fin de semana con lo que estaba haciendo el nueve veces campeón del mundo, y el piloto más mayor de la parrilla del Mundial. «Ya era increíble que estuviese aquí con una fractura como esa, nadie lo había hecho antes, y los es más que terminase a sólo cinco décimas de Viñales, con la misma moto y lesionado.», reconoció Márquez. «Es impresionante todo su fin de semana, cómo se clasificó en el oficial, pero sobre todo cómo se ha recuperado, porque no es lo mismo un cuerpo de alguien que tiene 38 años que el de uno que tiene 15. Impresiona», se expresó Lorenzo sobre un piloto que aumentó un poco más su leyenda este fin de semana en Aragón.

Fotos

Vídeos