El Pons Racing despide al piloto Héctor Barberá por conducir ebrio

El piloto Héctor Barberá./Jesús Signes
El piloto Héctor Barberá. / Jesús Signes

El piloto de Dos Aguas acude a un juicio rápido y acepta la pena de 22 días de trabajos sociales y la retirada del carné durante un año

A. MARTÍNEZValencia

Su último desliz le ha costado el puesto. Héctor Barberá empezó el día de ayer acudiendo a un juicio rápido para conocer su pena y lo terminó siendo despedido del Pons Racing. La escudería comunicó anoche la marcha del piloto valenciano por conducir de forma temeraria y bajo los efectos del alcohol. El de Dos Aguas, quien estaba compitiendo en Moto2, se queda sin equipo a sus 31 años.

«A raíz de los últimos acontecimientos sucedidos en Valencia con el piloto Héctor Barberá, Pons Racing y Héctor Barberá rescinden el contrato de mutuo acuerdo que les unía para la presente temporada 2018. Pons Racing quiere agradecer los servicios prestados de Héctor Barberá y le desea lo mejor en el futuro», anunció la escudería pasadas las nueve de la noche.

Más allá de las consecuencias deportivas de sus actos, Barberá cumplirá un nuevo castigo. Ayer por la mañana, en un juicio rápido, el piloto valenciano mostró su conformidad con la pena solicitada por el Ministerio Fiscal, que le acusó de un delito contra la seguridad vial. Así, asume 22 días de trabajos en beneficio de la comunidad, relacionados con la seguridad vial, y la privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores durante 12 meses. Además, pagará las costas procesales causadas en el procedimiento.

Esta temporada, Barberá había bajado a Moto2 tras ocho temporadas en MotoGP. Su plan consistía en dar un paso atrás para proclamarse campeón del mundo en la categoría intermedia. En las carreras disputadas hasta la fecha, ha estado lejos de cumplir con las expectativas. Durante las últimas horas sí ha dado que hablar, pero por su actuación fuera de los circuitos.

Barberá acudió ayer a la Ciudad de la Justicia tras conducir ebrio durante la madrugada del miércoles al jueves. «Sobre las 1:15 horas, el acusado conducía el vehículo Audi RS6 por la calle Menorca de la ciudad de Valencia. Como quiera que había ingerido bebidas alcohólicas, lo hacía de forma descuidada, a gran velocidad y efectuando maniobras de derrapaje y frenado de forma injustificada; motivo por el que le fue dado el alto por una dotación policial», relata la sentencia.

El piloto fue trasladado a la sede central de la Policía Local de Valencia para practicar las diligencias y luego fue citado para un juicio rápido. «Al observar los agentes que el acusado mostraba claros síntomas de embriaguez, tales como fuerte olor a alcohol, le sometieron a las correspondientes pruebas de alcoholemia, dando como resultado 0,69 y 0,67 mg. de alcohol por litro de aire espirado, renunciando a la prueba de contraste sanguíneo. El vehículo del acusado fue inmovilizado para salvaguardar la integridad del parque automovilístico local», añade la sentencia.

El piloto salió del Juzgado de Instrucción número 9 asumiendo el castigo. Tal y como informó ayer LAS PROVINCIAS, expresó su arrepentimiento por el error cometido. Barberá acumula antecedentes. En 2012, ya fue detenido por dar positivo en un control de alcoholemia, saltarse varios semáforos en rojo y circular a gran velocidad por las calles de Valencia. «Quisiera garantizar que no volverá a ocurrir algo similar», aseguró entonces.

En 2013, fue condenado a seis meses de prisión, conmutable por trabajos en beneficio de la comunidad, por maltratar a su pareja. La joven también fue condenada después de que se denunciaran mutuamente por agresión, aunque en su caso la pena quedó suspendida porque no contaba con antecedentes penales. En 2014, la policía sorprendió al valenciano al volante de un Maserati a pesar de que tenía el carné de conducir retirado.

Más noticias de Héctor Barberá

Fotos

Vídeos