Pleiss vuelve a romperse y la Fonteta arropa a Vidorreta en su día más duro

El alemán se duele de la fascia en la prueba previa al partido, se marcha del pabellón en muletas y hoy será sometido a pruebas

J. C. VILLENA VALENCIA.

La peor noticia del fin de semana en la Fonteta fue para Tibor Pleiss. El alemán, en los últimos ejercicios del plan diseñado el sábado para comprobar si llegaba al partido ante el Estudiantes, se dañó la fascia plantar lesionada y el temor en el Valencia Basket es que tenga una rotura total. El alemán se marchó de la Fonteta en muletas y será sometido a pruebas para conocer el alcance de una lesión que pone en riesgo su concurso en lo que queda de temporada.

Para su entrenador, Txus Vidorreta, la de ayer fue la jornada más emotiva desde que se sienta en el banquillo taronja. La ovación espontánea de la Fonteta cuando terminó el minuto de silencio en memoria de su madre, Doña María Gómez Ortiz, llegó al corazón del vasco, que no pudo contener la emoción. Ni entonces, ni en su agradecimiento en la rueda de prensa a todos los gestos de cariño que ha recibido desde el miércoles. El último, el de Juan Roig. El propietario del club bajó al vestuario antes del partido para trasmitirle su ánimo. Paco Raga y Vicente Solá le acompañaron el viernes en el funeral en Bilbao, el Estudiantes, club al que dirigió, lució brazaletes negros como el Valencia Basket y Vidorreta agradeció el cariño del público: «La Fonteta ha ido más allá del respeto y lo único que puedo hacer es dar las gracias de corazón». El último aplauso, que agradeció, fue el de los periodistas presentes.

Fotos

Vídeos