GP de la Comunitat Valenciana

Un Gran Premio que mira al futuro

Las gradas del Circuit Ricardo Tormo, a rebosar tras colgar el cartel de no hay billetes en las taquillas, siguieron la lucha entre Zarco, Márquez y Pedrosa. / EFE/Manuel Bruque
Las gradas del Circuit Ricardo Tormo, a rebosar tras colgar el cartel de no hay billetes en las taquillas, siguieron la lucha entre Zarco, Márquez y Pedrosa. / EFE/Manuel Bruque

El Circuit, que tiene contrato hasta 2021, ya ha vendido el 15% de las entradas para las carreras del año que viene | Por Cheste han pasado 209.707 personas a lo largo del fin de semana

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZACheste

El Gran Premio de la Comunitat era un producto deteriorado en 2012. Por aquel entonces preocupaban los parches en las gradas. El producto motociclismo, ese por el que tanto se peleó y cristalizó con la inauguración del Circuit en 1999, se tambaleaba. Pero entonces apareció el muchacho de la sonrisa eterna. El niño simpático que no lo era tanto para sus rivales en pista. Había nacido el efecto Márquez, un piloto que está en plenitud y a sus 24 años ya roza la condición de leyenda con sus seis títulos mundiales.

La celebración de la cuarta corona de Márquez en MotoGP es la mejor noticia para el Circuit. El producto está en cotizaciones máximas. Con un Mundial que parecía destinado a venir decidido de la gira asiática, se han agotado las entradas. Entre los tres días de GP de la Comunitat, por las gradas de Cheste han pasado 209.707 personas: 27.962 vieron los libres del viernes, 71.962 acudieron a las calificaciones del sábado y 110.220 asistieron a las carreras de ayer. Otro llenazo, algo habitual desde 2013, cuando Márquez conquistó frente a Lorenzo su primer título de MotoGP.

Hace tres años, el Circuit puso en marcha la iniciativa de poner a la venta las entradas para el evento de la siguiente edición durante el fin de semana de GP. Los previsores tienen un 30% de descuento como premio. Durante estos dos días, 14.568 personas ya han adquirido su localidad para las carreras de 2018. Con el campeonato aún por comenzar y sin que se haya celebrado un solo test de pretemporada.

Pero el producto MotoGP en el Ricardo Tormo está de moda. Tanto que la dirección del Circuit ha convertido el problema en una oportunidad: las obras para reducir los ruidos a unos vecinos de la zona seguirán para contar con más espacio en las gradas y más palcos, un producto cuya demanda sobrepasa por mucho la oferta. Y lo mejor para Valencia es que, después de renovar con Dorna, el Mundial vendrá como mínimo hasta 2021.

Gonzalo Gobert, director del Circuit, no teme que éste sea el último contrato con la empresa organizadora de MotoGP. "Es el mejor GP en España", ha afirmado este fin de semana. Además, la presentación del proyecto de centro de alto rendimiento ha contado este sábado con la presencia del CEO de Dorna, Carmelo Ezpeleta, y el presidente de la FIM, Vito Ippolito: un guiño más para el Ricardo Tormo.

Y en lo deportivo, el motociclismo valenciano goza de buena salud. Pilotos formados en la Cuna de Campeones empiezan a destacar en el Mundial: Joan Mir, campeón de Moto3, y Franco Morbidelli, el de Moto2, corrieron en el campeonato de formación del Circuit. Además, todo el podio de Moto3 de ayer (Jorge Martín, Mir y Marcos Ramírez) y Morbidelli con su segundo puesto en Moto2 son otros éxitos vinculados al proyecto formativo. A ello hay que sumar la presencia de cinco valencianos en el Mundial de 2018: Canet, Masià, Lecuona, Navarro y Barberá. El GP de la Comunitat afronta el futuro con salud.

Más

Fotos

Vídeos