GP Catar

Dovizioso y Márquez trasladan su pulso a 2018

Dovizioso ganó a Márquez en un final de infarto./Afp
Dovizioso ganó a Márquez en un final de infarto. / Afp

El italiano hace bueno los pronósticos y se lleva el triunfo en Losail con un duelo hasta la última curva con Marc Márquez y con Valentino Rossi tercero

BORJA GONZÁLEZDoha

La pretemporada no engañó en el caso de los dos grandes protagonistas del Mundial 2017 de MotoGP. La primera cita del nuevo curso volvió a tener a los mismos protagonistas, en una carrera muy igualada, como se preveía, y en la que Andrea Dovizioso y Marc Márquez cumplieron. El italiano ya había aparecido como el más sólido del invierno, lleno de confianza y sin esconder que la Ducati de este año es incluso mejor que la del pasado; el español se había mostrado más que satisfecho con el trabajo hecho por Honda en Japón, lo que le permitía ser optimista con sus posibilidades incluso en un circuito como el de Losail, uno de esos con los que no tiene una gran empatía.

«No esperaba tener tan cerca a Marc en las últimas vueltas y lo malo, entre comillas, es eso, haberle tenido tan cerca», comentó Dovizioso tras hacerse con la victoria en una prueba en la que se vio obligado a remontar desde el noveno puesto y en la que poco a poco se fue creciendo a su estilo, controlando los tiempos y el desgaste de los neumáticos para atacar al final y ser capaz de colocarse al frente de una carrera que desde el arranque había controlado Johann Zarco, el autor de la pole.

«Era muy importante ganar esta carrera», explicó el primer líder de MotoGP 2018. «A pesar de que no creo que marque la diferencia para el campeonato porque aquí siempre hemos sido competitivos. Ya habíamos sido segundos tres veces, pero este año hemos ganado porque hemos sido rápidos. Aunque hemos llegado muy justos con Márquez, hemos confirmado que hemos mejorado la moto y hemos sido capaces de gestionar la carrera, algo que en el pasado nos costó. Márquez debió de hacer algo irreal para aguantar conmigo hasta el final». Y es que el de Honda se superó. Mantuvo en la mirilla a Zarco, que terminó descolgándose por un problema de motor, y soportó la presión de Valentino Rossi, que una vez más se creció en carrera, terminando tercero a menos de un segundo del vencedor.

Más información

     «Quizás perder un duelo en uno de los circuitos que me gustan, donde soy fuerte, me duele un poco más, pero perder un duelo en un circuito de esos en los que sufro, donde ya una segunda posición es como una victoria, no me duele tanto», confesó satisfecho tras cruzar la meta a tan solo 27 milésimas de segundo del vencedor. Esto en un día de igualdad, con un grupo largo y tenso en el que también estuvieron pilotos como Crutchlow, Petrucci o Pedrosa, aunque este último terminó siendo superado por Maverick Viñales. El de Yamaha protagonizó una buena remontada que le llevó hasta el sexto puesto final pero, sobre todo, a meterse en el grupo delantero. «Desde hacía seis meses no me sentía así pilotando con la moto», comentó al final, con el deseo de que esta sea la señal de que puede ser otro de los que se sume al carro de los que van a pelear por los premios en este 2018. En ese pelotón también se movió Álex Rins, que terminó por los suelos.

El mismo final vivió Jorge Lorenzo, que pese a no aparecer en los puestos delanteros en ningún momento terminó explicando cómo un problema de frenos había limitado sus posibilidades y había camuflado su mejoría. «Estaba mejorando mucho mi ritmo y creo que por primera vez habría sido capaz de hacer una buena segunda parte con Ducati y de llegar a los de delante». Todas señales de lo que puede ser este año que ha empezado como acabó, con Dovizioso y Márquez un paso por delante de los demás.

     El campeón de 2017 se agarró a la rueda trasera de la Ducati en cuanto vio que este trataba de poner tierra de por medio, y esta vez pudo disfrutar de la mejora del motor de su Honda, lo que hizo que aguantase el empuje de su rival hasta la misma línea de meta.

Fiel a su estilo, Márquez trató de meterse por dentro en la última curva, una maniobra prevista por Dovizioso y contestada con maestría por el que terminó siendo el ganador del primer gran premio del año. «He probado y pensaba que me salía, pero cuando he visto su rueda dentro he pensado que tenía que abrir un poco y que no nos tocáramos para entrar así en meta. Esta vez la he clavado más. Poco a poco, y creo que alguna saldrá», concluyó con una sonrisa de satisfacción un piloto que se sabe en mejor situación incluso que en el último curso para volver a batirse a un rival que no para de crecer.

Fotos

Vídeos