Bocanadas de oxígeno para llegar a Valencia

Navarro, durante la sesión de entrenamientos de Moto2. / EFE/Manuel Bruque
Navarro, durante la sesión de entrenamientos de Moto2. / EFE/Manuel Bruque

«Al 100% habría aspirado al top 5, el podio difícil», señala Jorge Navarro, que ha tratado su lesión con seis horas diarias en la cámara hiperbárica «Si no fuera por la carrera habría parado hasta febrero»

MOISÉS RODRÍGUEZ CHESTE.

Jorge Navarro está más serio de lo habitual y tiene los ojos vidriosos. Sufre. Lo hace cada día desde la desafortunada caída de Phillip Island. «Me dijeron que si estaba loco, que era imposible», señala en referencia a la respuesta de su equipo cuando dijo que intentaría correr en Valencia. Y aquí está: «Si no ocurre nada extraño, estaremos en la carrera». Le ha costado mucho trabajo y, seguro, alguna lágrima. Tiene una cámara hiperbárica en casa y se pasa confinado en ella seis horas diarias. «¡Menos mal que se puede meter el móvil! Aunque aprovecho para descansar», admite. Luego se somete a dos horas de fisioterapia por la mañana y otras tantas por la tarde. Ahí sí ve las estrellas. «Desde que trabajo con la clínica Praxia está todo más profesionalizado», indica.

Lo que no quiere decir que haya dejado de sufrir. Hace menos de un mes le reconstruyeron el tendón del dedo anular de la mano izquierda que se dejó sobre el asfalto australiano. «Cuando me quitaron la aguja que fijaba la piel, no veas como dolía... pero es algo que tenía que pasar y ya está», señala. No toma antiinflamatorios ni analgésicos: «Prefiero que me duela un poco e ir más rápido que no sentir dolor e ir lento». Admite que siente algo de rabia por la situación. Navarro sabe que en Valencia podía cerrar 2017 con su mejor resultado en Moto2: «Al 100% habría aspirado al top 5, subirme al podio estaba difícil».

Pero ahora es consciente de que con haber llegado ya supone una heroicidad. «Si no fuera por la carrera habría parado hasta febrero. Cada dos vueltas se me salta un punto. Ya voy a tomar antibióticos porque hay riesgo de que se infecte», reconoce. En los libres de ayer fue vigésimo segundo, a 1,1 del mejor registro, el de Oliveira: «Creo que podemos hacer una buena carrera». Lo dice tras más de una hora de reunión con su team principal, Fausto Gresini. Juntos han decidido que no hará los test de la próxima semana en Jerez y los de Valencia están en duda.

Fotos

Vídeos