Una alfombra roja para Márquez

Marc Márquez celebra una de sus victorias en Cheste. / repsol honda
Marc Márquez celebra una de sus victorias en Cheste. / repsol honda

Dovizioso únicamente será campeón si vence en la carrera de Cheste, donde el primer puesto es coto privado de los españoles desde 2011 Sólo tres pilotos han remontado en el último GP para ganar la clase reina

MOISÉS RODRÍGUEZ

Marc Márquez y Andrea Dovizioso se mirarán hoy a los ojos en Cheste. El catalán parte con una ventaja y al italiano sólo le vale el caos en la batalla final. Cualquier estadística le perjudica en un circuito en el que sólo ha subido dos veces al podio. Acabó segundo en 125 en 2004, el año en el que fue campeón y tercero en 2011, ya en MotoGP, con Honda. Necesita ser primero y que el español concluya duodécimo o peor. El de Cervera tiene tendida una alfombra roja para sumar su sexto título mundial este domingo en Cheste.

Andrea Dovizioso ya salvó el primer match ball en Malasia. Al piloto de Ducati le penaliza de una manera sideral su mal resultado en Australia, donde sólo pescó tres puntos. Con dos victorias en la gira asiática -Japón y la de Sepang-, un botín mayor en Phillip Island habría disparado sus opciones de ser el campeón del mundo. Pero llega al Ricardo Tormo con 21 puntos de desventaja, esto es, 261 frente a los 282 que atesora Marc Márquez.

Gran Premio de MotoGP 2017

Casi todas las estadísticas juegan en contra de Dovizioso. Para empezar, la remontada es un bien escaso en la historia del Mundial de motociclismo. Sólo lo consiguió Wayne Rainey en 1992, todavía en la era de 500 cc, y Nicky Hayden (2006) y Jorge Lorenzo (2015), ya en la etapa de MotoGP. Curiosamente, en las dos últimas ocasiones el damnificado fue un italiano: Valentino Rossi. La máxima diferencia limada fue precisamente la de los ocho puntos que recuperó el norteamericano merced a la caída de Il Dottore, para quien Cheste no ha estado nunca entre sus trazados favoritos.

Sí que es el Ricardo Tormo una plaza propicia para los pilotos españoles. El podio de MotoGP ha sido coto privado desde que Casey Stoner consiguiese la victoria en 2011. Precisamente, Ducati ha realizado test en Valencia con el australiano y Pirro, en busca de la poción mágica para que Dovizioso pueda romper esta hegemonía el domingo.

En ese tiempo, Jorge Lorenzo ha ganado en tres ocasiones (2013, 2015 para ser campeón y 2016). No parece probable que el balear se meta en la lucha por vencer en la carrera, lo que privaría automáticamente a su compañero de equipo en Ducati de la lucha por el campeonato. Si Márquez no ve muy claro que pueda escaparse, tampoco se presenta como una opción lógica que se meta en el grupo de cabeza. El de Cervera ocupó el primer puesto en el podio de MotoGP en 2014.

Sí es posible que Dani Pedrosa haga labor de equipo plantando batalla a Dovizioso. Sería un escenario perfecto para Repsol Honda que el catalán venciese el domingo y Márquez se coronase campeón. Pero es que si al de Cervera se le da bien Cheste, Pedrosa parece sentirse en Valencia como en casa. Es quien más veces ha ganado en el Ricardo Tormo con seis: tres en MotoGP, dos en 250 y una en 125. Quien ha triunfado en más ocasiones en la clase reina es Jorge Lorenzo, con cuatro.

Los otros dos pilotos oficiales de fábrica, los de Yamaha -Valentino Rossi y Maverick Viñales- también se presentan como actores secundarios en la batalla final de este domingo. «El no hizo nada, ¿verdad? Yo no haré nada», ironizó recientemente Il Dottore. En el ambiente está la tremenda guerra desatada entre Rossi y Márquez cuando el transalpino se jugó el título con Lorenzo. Si bien parece impensable que el italiano trate de tirar al español el domingo, tampoco el '93' puede pensar en él como un aliado.

La preferencia de Viñales

Todo lo contrario que con Maverick Viñales, quien ayer ya mostró claramente su preferencia a que el título de MotoGP se quede en España, antes de añadir: «No estoy a favor ni de Márquez ni de Dovizioso. Tengo respeto por los dos y el que gane el Mundial será el justo campeón». El piloto de Yamaha ya avisó de que el domingo no va a renunciar a la lucha por la victoria. «Espero terminar en el podio y si puede ser el lo más alto del cajón, mejor», señaló Maverick Viñales.

«Hasta que no se baje la bandera siempre hay posibilidades para cualquiera de los dos», subrayó el español de Yamaha, quien realizó un escueto análisis de cómo se presenta el GP de la Comunitat: «El objetivo de Dovizioso es ganar la carrera y conseguir 25 puntos, mientras que el de Marc será no cometer ningún error. Será un fin de semana distinto para los dos pilotos, pero los dos tendrán que saber gestionarlo».

Más

Fotos

Vídeos