GP de San Marino

La alargada sombra de Valentino Rossi

Marc Márquez.
Marc Márquez. / Rafa Marrodán/Photocall3000

La ausencia del piloto de Yamaha, natural de una localidad situada a sólo 13 kilómetros del circuito de Misano, marca el Gran Premio de San Marino

BORJA GONZÁLEZCIRCUITO DE MISANO (ITALIA)

El Gran Premio de San Marino, que se disputa en la vecina Italia, tiene un único rey: Valentino Rossi. El evento congrega a miles de personas, la mayoría de las cuales luce el famoso color amarillo adornado con el 46 del piloto de Tavullia, una localidad situada a sólo 13 kilómetros del circuito de Misano, rebautizado con el nombre de otro de los muchos pilotos que han nacido en esta zona de la costa adriática, el malogrado Marco Simoncelli. Tavullia, de hecho, se convierte en punto de peregrinación de aquellos que quieren conocer la patria de Rossi, el gran ausente en el decimotercer Gran Premio de la temporada. Y es que, y pese a que Italia cuenta nada y más y nada menos que con el líder de la general de MotoGP, Andrea Dovizioso, que además de pilotar una moto italiana, la Ducati, vive a unos 70 kilómetros de Misano, en Forlì, todo gira alrededor de Rossi, esta vez, por su ausencia. «Llegar a la carrera de casa como líder del campeonato es mucha presión y al estar en Italia siempre se espera algo más», confesó Dovizioso en la jornada previa al arranque de los entrenamientos. «Veremos cómo empezamos mañana, aunque los test los han hecho todos y por tanto nos encontramos en una situación muy similar. Cuando vinimos a los tests hacía mucho calor y este fin de semana no será igual y esto repercutirá en el rendimiento de las gomas».

Más información

El de Ducati apuntaba así a la importancia del entrenamiento privado que casi todos los pilotos de fábrica tuvieron en este mismo trazado en la semana anterior a la prueba de Silverstone, una jornada –Honda y Yamaha compartieron pista el domingo, KTM y Aprilia el lunes y Ducati rodó el martes- de la que todos los pilotos salieron muy satisfechos. «En Silverstone me encontré muy bien, realmente me volví a encontrar como antes, apretando, haciendo mis mejores vueltas al final, la característica que teníamos al principio de la temporada. Y el test aquí fue muy bien, me sentí muy cómodo, rápido y constante todo el tiempo», explicaba Maverick Viñales, que vivirá en soledad en el box de Yamaha este fin de semana, toda vez que el equipo japonés pondrá a un sustituto de Rossi en pista en Aragón. «El fin de semana será difícil, sobre todo porque siempre es importante tener otra moto en pista y más la de Valentino, que aquí que siempre ha sido muy rápido. Habría significado tener datos, confrontar telemetrías, así que era muy importante para nosotros».

La ausencia del piloto italiano tiene, obviamente, una influencia muy importante en el Mundial, con cuatro pilotos separados por 26 puntos con Rossi cerrando este cuarteto. «Para mí la película no cambia nada», apuntó Marc Márquez, que buscará resarcirse del frustrante cero de Inglaterra –por la rotura del motor de su Honda-. «Hay tres rivales más para el campeonato y en vez de ser cinco en pista, seremos cuatro. Me gustaría que estuvieran todos porque donde quieres medirte a ellos es en pista. Yo personalmente ya perdí un campeonato o la opción de pelearlo en 2011 por lesión y no se lo deseo a nadie. Para mí y para mi enfoque de estas últimas carreras no cambia nada». «Quedan 150 puntos y como se ha visto en los últimos años el campeonato puede cambiar de dirección en cualquier momento. Márquez estuvo lejos de los primeros puestos y luego llegó a ponerse líder por lo que nuestro pensamiento tiene que estar en hacer una buena carrera sin pensar más allá», apuntó Dovizioso.

Palabras de los favoritos con Rossi ausente, un Rossi que ha comenzado ya con el proceso de recuperación y que recibió en su oficina de Tavullia al medio oficial del organizador del campeonato, Dorna. «La pierna duele, pero en general me encuentro bien y es mucho peor a nivel mental, porque es una grandísima pena perder todas las opciones de campeonato y también no estar en la carrera de casa, delante de todos mis fans», reconoció a MotoGP.com. «Tengo que pedir disculpas a todo mi equipo por no poder correr, pero esto va como va y tengo que trabajar ahora para volver lo más pronto posible».

Yamaha ha aceptado ya perder a su piloto para esta y la siguiente carrera, con el Gran Premio de Japón como objetivo, algo que Rossi confirma. «De la otra vez aprendí que en este tipo de situaciones hay que ir día a día. Depende de cómo vaya la pierna y del dolor. Trabajamos para volver lo antes posible. Después de Misano es la carrera de Aragón, pero es muy duro estar ahí porque sólo habrán pasado 22 días desde que me hice la lesión. Eso son sólo tres semanas y necesitamos el doble o, como mínimo, 40 días. La última vez volví después de 40 días, pero ahora la fractura es mejor, menos dolorosa. Es muy pronto para decirlo y, si no puedo estar en Aragón, intentaré estar en Motegi».

Fotos

Vídeos