Las Provincias

Luthi se encuentra con el triunfo

Motor | Moto2

Luthi se encuentra con el triunfo

  • Un vacío de gasolina en el depósito de Rabat dejó sin premio final al campeón del mundo

Thomas Luthi consiguió remontar su desventaja en el último instante, cuando ya nadie pensaba en ello. Y no fue un error de Tito Rabat, sino un vacío en el depósito de la gasolina, que apuraba sus últimas gotas, lo que privó al campeón del mundo de despedirse por todo lo alto. Un detalle final en una carrera en la que sucedieron cosas que hacen pensar en lo bueno que ha sido que las 600 cc no hayan disputado el título en el epílogo.

Hasta el final la carrera de Rabat fue ejemplar, inigualable. Lo más que se podía hacer es justo lo que consiguió Luthi, amarrarse a su colín como fuera y esperar que se alineasen los astros e hicieran cometer un error a un hombre que no suele cometerlos y que lleva la regularidad como su principal bandera.

Rabat se escapó desde la salida y comenzó a rodar como un martillo, calcando sus tiempos vuelta a vuelta y distanciando a todos menos al suizo. Por detrás, Maverick Viñales pagaba con creces su mala salida cuando, al intentar remontar, embestía de mala manera a Kallio. Tanto él como el finlandés acabaron por los suelos y, pese a los intentos posteriores, tuvieron que abandonar. Sí tuvo Viñales un bonito gesto después, cuando se acercó junto a Ajo al box rival a pedir disculpas. El año de Maverick acababa mal a pesar de haber sido notable, y el de Kallio refleja perfectamente su segunda mitad de competición, completamente venido a menos.

Por delante Rabat seguía con su cronómetro, parándolo siempre en el mismo momento. Si Luthi adelantaba era porque entraba colado, y devolvía la posición en instantes. Así, hasta el final, cuando la gasolina le jugó una mala pasada al campeón y le dejó sin victoria. La constancia de Luthi tuvo el premio de la batalla, merecidísimo también, y la consistencia de Rabat le otorga el mayor, el de campeón del mundo.