Las Provincias

Álex Márquez, campeón del mundo

Motociclismo | Moto3

Álex Márquez, campeón del mundo

  • Impresionante carrera final en Cheste, con victoria de Jack Miller y tercer puesto del nuevo monarca de la categoría.

Álex Márquez consiguió el campeonato del mundo de Moto3 en un carrerón bestial en Valencia. El piloto español soportó de forma estoica los ataques constantes de un Jack Miller que ganó la carrera pero que no pudo evitar el tercer puesto del número '12', que se unió a su hermano Marc en un hito sin precedentes en el campeonato del mundo de motociclismo, con dos monarcas de la misma familia.

Los primeros compases ofrecieron a un Jack Miller ofensivo, que trataba de tirar y abrir hueco. El problema es que su táctica fracturó el grupo, llevándose consigo a Isaac Viñales, Antonelli y al propio Márquez.

Ralentizar el ritmo y conformar un 'pelotón' era su única opción, y pronto entendió que su movimiento iba a traerle más problemas que beneficios. Miller frenó y compactó una cabeza de hasta ocho hombres. Isaac Viñales aprovechó las dudas del australiano y le adelantó. El lío estaba a la vista porque el aspirante no podía dejar que nadie se marchase y se llevase consigo 25 puntos. Él necesitaba ir en cabeza, tirando sin tirar, pero sin permitir ni una sola concesión. Álex Márquez, calculadora en mano y muy atento a las maniobras de sus adversarios, observaba con cautela pero sin perderle la cara al desafío.

El primero en meterse a cuchillo fue Antonelli, sacando a Álex de la trayectoria y mandándolo a la quinta plaza. Kent, compañero de Miller, se metía también por delante del líder. Márquez necesitaba un aliado, y apareció su compañero Rins al rebufo, garantizando que, al menos del quinto para atrás, nadie iba a estorbarle en el corto plazo.

La tensión era máxima y los pensamientos se alborotaban en la cabeza de Miller, que veía que pese a liderar, Márquez no pasaba demasiados apuros. Se retrasó intencionadamente y le puso nervioso en una frenada en la que se tocaron los dos candidatos. Consiguió retrasar a Álex, pero también él se fue para atrás. Lo cierto es que los dos funcionaban como un compás, y si Miller se ponía primero Álex replicaba ubicándose siempre en posiciones de podio.

Quedaban cinco vueltas para el final y los intereses particulares comenzaban a crecer. Isaac Viñales atacó a Miller y éste se fue a por Márquez. Ambos se tocaron y estuvieron a punto de irse al suelo, otra vez. El australiano donde sí se fue es al quinto puesto, obligado a remontar, y Márquez, con más margen, bajó hasta la séptima posición. Por delante Isaac se había marchado con un colchón de casi dos segundos. Miller tenía que cazar y volver a esperar desde el primer puesto, y su tiempo se agotaba.

De hecho, ése fue su problema. Miller tuvo que abandonar toda táctica posible y lanzarse a por el liderato de la prueba. Lo hizo, y se colocó primero en la última vuelta, pero el Mundial ya no era una decisión solo suya. No podía estar en dos sitios a la vez. De hecho, tenía que esperar a ver si Márquez sostenía o no la tercera plaza respecto a Kent. Éste recibió la mayor presión de su vida y ni siquiera pudo sostenerse tras el español, que se convirtió en campeón del mundo con una justicia absoluta, pasando por meta en tercera posición y con el brazo en alto. Impresionante final de fiesta en la traca final de Cheste.