Las Provincias

El podio de Moto2 en Phillip Island.
El podio de Moto2 en Phillip Island. / Efe

MotOCICLISMO | GP DE AUSTRALIA

Rabat ya roza el campeonato

  • Su tercer puesto, con victoria de Viñales, le acerca un paso más al título de Moto2

Dos pilotos, Maverick Viñales y Thomas Luthi, estaban llamados a servirle de ayuda involuntaria a Esteve Rabat en las intenciones de éste de proclamarse campeón en Australia, en el primer intento del que disponía para llevarse el entorchado mundial. El plan era quedar lo más arriba posible y meter entre él y su compañero, Mika Kallio, al mayor número posible de pilotos. Sin embargo, tanto Maverick como Thomas se rebelaron contra su sino y acabaron por doblegar al dueto del Marc VDS y ocupar los dos primeros puestos del podio. Pese a todo, Tito Rabat sostuvo la tercera plaza, mientras que Kallio, cuarto, apenas pudo evitar la certificación matemática del campeonato.

La cuarta curva penalizó al líder en la primera curva, y un error le hizo perder tres posiciones, desde la que le daba la ‘pole’ hasta la cuarta. Kallio aprovechó los compases iniciales para tirar e intentar poner nervioso a Tito, que sin embargo remontó hasta volver a mandar... y volver a equivocarse en el mismo sitio. Kallio se lanzó a por el triunfo, pero la fatídica curva también lo fue con él, y un error suyo a ocho del final permitió su adiós virtual al título. Rabat no fue capaz de aprovechar el regalo del todo, y con la cabeza haciendo cábalas, en una carrera definida por él como «inteligente», prefirió amarrar 16 puntos que arriesgarse al cero, dejando la gloria temporal a Maverick, en su tercer triunfo del año, y a Luthi, en un podio que refrenda su clase.

Ahora, Tito Rabat posee 41 puntos de ventaja sobre Kallio con 50 en juego, por lo que las posibilidades de ser campeón pasan apenas por sumar nueve o en Malasia o en la traca final de Cheste. Viñales, de menos a más en un campeonato que le ha servido como puente para el ascenso a Suzuki en MotoGP en 2015, se queda ya a 61, dejando de forma matemática el Mundial en un mano a mano entre compañeros, que hace tiempo aseguraron el título de constructores.

Temas