Las Provincias

Rabat vence de forma estratosférica en Moto2

Motociclismo | Moto2

Rabat vence de forma estratosférica en Moto2

  • Impresionante remontada del líder, que superó a Kallio y Viñales en dos últimas vueltas de infarto

La mejor carrera del Mundial de Moto2 llegó en Silverstone. Las 600 cc fueron las que abrieron las hostilidades en Inglaterra y premiaron a los madrugadores con un espectáculo majestuoso, lleno de variantes y alternativas y que deparó una apoteósica victoria de Tito Rabat por delante de su compañero y rival, Mika Kallio.

Y es que la prueba tuvo de todo, caídas, adelantamientos, invitados inesperados, elecciones de ruedas controvertidas y un ganador, Rabat, que se vio en serios apuros mediada la prueba y que acabó reforzadísimo como el mandamás de la categoría.

El invitado de excepción era el francés Johann Zarco, que fue capaz de hacerse con la 'pole' y poner en apuros a todos. El galo es un piloto que va al límite, peligrosísimo en todos los sentidos, y hace que un ritmo de carrera no demasiado elevado se convierta en una tensión capaz de cortar el aire. Con él en la pista la incertidumbre está asegurada, y eso es un problema para los que miran más allá de la carrera. Zarco mandó en los primeros compases, para ir perdiendo peso con el paso de las vueltas. Kallio fue el primero en quitárselo de encima, y abrió un pequeño hueco mientras que por detrás tanto Rabat como Folger y Corsi se enzarzaban en una lucha por las otras plazas del cajón. Mientras, Maverick Viñales conseguía remontar a pesar de llevar un compuesto más duro en sus neumáticos.

Kallio tuvo claro que el objetivo era intentar marcharse, pero no disponía del ritmo suficiente. Primero fue Viñales quien acercó al grupo, y después, por los errores de Maverick, tuvo que ser el propio Rabat quien tirase como un poseso a por su compañero. Atrás quedaban los nervios, que desquiciaron a un Folger que se fue al suelo y se llevó consigo a Corsi.

El tirón de Rabat surtió efecto, y a falta de tres ruedas para el final ya era un hecho que iba a llegar a la rueda de su compañero. Se enzarzaron a falta de dos, y a un giro para la conclusión Viñales había llegado a la rueda de ambos.

El espectáculo era para entonces grandioso, pero faltaba la guinda. Tito, que ya había tocado la cabeza de carrera, volvió a rebasar a Kallio de forma fantástica, y acabó por imponerse en un nuevo doblete de las Marc VDS. Viñales, de más a menos, se conformó con subirse al podio, un gran resultado visto lo visto en la jornada del sábado.