Motociclismo

Moto2 o cruz para Barberá

Héctor Barberá, en su box de Silverstone.
Héctor Barberá, en su box de Silverstone. / EFE/EPA/TIM KEETON

El valenciano, casi decidido a bajar en busca de ser campeón | «Si tengo las condiciones técnicas para luchar por el título daré el paso. No me mueve el dinero, me queda un año con Avintia», afirma

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZA

Héctor Barberá ha avanzado hasta el borde del precipicio. Lo tiene a un paso por motu proprio. «Sé que si dentro de unos años, cuando me haya retirado, no tengo un título me lo voy a reprochar. He sido dos veces subcampeón, pero no es lo mismo ser campeón del mundo», asegura. Está tomando impulso para dar el salto al vacío, esto es, abandonar MotoGP para regresar a la categoría intermedia: él se marchó de 250, por lo que se estrenaría en la actual Moto2.

«Estoy hablando con varios equipos, principalmente los que están ahí arriba en todas las carreras», señalaba ayer el valenciano. Barberá quiere tomar una decisión en los próximos días, antes de saltar a la pista de Misano el viernes 8 de septiembre para la primera tanda de libres del GP de San Marino: «La intención es saber mi futuro cuanto antes, para poder afrontar tranquilo el resto de la temporada». En ese sentido, el piloto de Dos Aguas tiene bien claro qué condiciones han de darse para que cambie de estructura y de categoría: «Si se dan las condiciones técnicas para que pueda luchar por el título daré el paso. En estos momentos no me mueve el dinero. Si fuera así me quedaría en Avintia, me queda un año más de contrato con ellos».

Barberá admite que el movimiento es una especie de cara o cruz después de más de década y media en el Mundial de motociclismo. Tampoco se plantea nada con respecto a la duración de su nuevo contrato. «Ahora mismo, si lo hacemos muy bien, aspiramos a ser séptimos u octavos y eso no me motiva. Estoy físicamente mejor que nunca y quiero demostrar que puedo ganar carreras. Si lo consigo, seguro que todos los equipos me van a querer», comenta el valenciano, que prosigue: «Y si no, pues quizás es que ha llegado el momento de dejarlo. Igual lo hago bien en Moto2 y doy otra vez el salto a MotoGP».

Sería la rendija para meterse en la lucha por convertirse en piloto oficial, carrusel en el que nunca ha estado y que sí le abriría la puerta para aspirar a ganar carreras. «Ahora mismo esa opción es impensable», admite Barberá. Si da el paso, pondrá fin a una etapa de siete años en la categoría reina, dos en la estructura de Aspar, uno en Pramac y el lustro restante en Avintia. «Ahora tengo la posibilidad, igual si me espero a agotar el contrato ya no se me presenta», razona.

El piloto de Dos Aguas sabe que no lo tendrá nada sencillo. «Pero es una ocasión de demostrar que soy rápido con igualdad de motores», incide. Y ante rivales de tronío, como el ya campeón de Moto2 Sam Lowes, que sustituirá a Luthi (que sube a MotoGP) en el CarXpert Interwetten. O Álex Márquez, para quien también será un año de cara o cruz, o el recién llegado Fenati... o Navarro, ya con un año de experiencia.

Fotos

Vídeos